EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



domingo, 8 de junio de 2008

¡ESTOS JUNTALETRAS...!


¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!
¡Y qué rastrera intención!
Se han vendido por un plato
de marisco o de jamón.
Esta prensa canallesca,

derrotista al por mayor,
hace tiempo al enemigo
en bloque fue y se pasó.
Sólo ponen el acento
-¡qué burda conspiración!-
en las cuitas y desgracias
de mi equipo campeón.

Es un hereje Mendrúguez.
Bichéjez es un felón.
A Plómez ni me lo nombren,
porque no tiene perdón.
Pues no va y dice el menguado
que en el partido anterior
la derrota ante el Menisco
nuestro equipo mereció...
Y se olvida el mamacallos
que en 0-7 acabó
porque el corrupto trencilla
diez penaltis ignoró.

Y qué me cuentan de Abúndiez
en su crónica de «Gol»,
que insinúa que si esto sigue
bajamos de división.
Y así lo suelta el villano,
sin el mínimo rubor.
Pues no, señor juntaletras,
no corras tanto, bribón,
que aunque estemos en la cola
y con -22,
los cálculos todavía
matemáticos no son.

La palma se la ha llevado,
como siempre -¡el muy traidor!-,
el fementido de Obtúsez,
de «Onda Kirieleisón»,
que culpa a la directiva
de la mala situación,
y afirma que nuestro presi,
por el precio de un millón,
ha liquidado lo escaso
que quedaba de valor
para así reembolsarse
el parné que adelantó,
y se ha vuelto a los madriles
abandonando el sillón.
Esto es que ya me rebela,
esto ya es difamación;
de sobras sabe el mastuerzo
que sólo llegó a Alcorcón.
No te vayas de mi vera,
no nos dejes nunca, amor:
con otro en la presidencia
lo que se daba acabó;
a canapés y pasteles
tendría que decir adiós;
adiós a la entrada de gorra
-¡tiene la cosa bemol!-,
y al antepalco y las copas.
¡No lo permita el Señor!
¿Se han salido con la suya?
¿Agotóse este filón?
No catar lo que se cuece,
ser un hincha del montón,
volver al anonimato
será duro, ¡vive Dios!
»).

Es un bellaco Babiéquez.
Zambómbez un desertor.
Un pervertido Cepórrez.
Cojónciez es un masón.
Están todos conchabados
en vergonzoso complot,
mas no podrán con nosotros,
la verdadera afición
del Club de Fútbol Pedrusco
-¡gloria por siempre y loor!-,
la que nunca ha abandonado,
ni con frío ni con calor,
la incorruptible, la auténtica:
mis cuatro primos y yo.

No hay comentarios: