EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 1 de agosto de 2012

UN DOCUMENTO



En este mismo blog hace algún tiempo se preguntaba uno cómo sería el escudo de nuestro equipo antes del cambio de nombre y de colores, o sea, antes de agosto de 1940, debido a la escasez de documentos de la época donde confrontarlo. Aunque ya algunos de los amigos que suelen dejar comentarios a pie de post (y a quienes aprovecho para agradecérselos) me habían sacado de dudas, he encontrado en una página de Internet dedicada al coleccionismo y las subastas este documento fechado a 6 de marzo de 1940 y no me he resistido a reproducirlo. Esta carta oficial del club nos confirma que el escudo del Recreativo de los treinta era como nos imaginábamos, igual que el que en la histórica foto figura en el pecho de las camisetas rojas con franja blanca de aquel filial de corta vida que popularmente era conocido como “Diablillos Rojos”, en tiempos de la República. Es una carta firmada por el secretario general (no se entiende muy bien la rúbrica; parece poner Gómez Muros), dirigida a un señor llamado Ramón De la Torre, con domicilio en Paseo de Recoletos 12, de Madrid. Si interesante resulta como documento que aclare dudas, también lo es porque en su texto se refiere a un accidente de circulación que sufrió nuestro equipo cuando volvía a Granada después de ganar en Tánger y que creo que es poco conocido.

El encabezamiento es bien expresivo: “CLUB RECREATIVO GRANADA”. El hecho de no incluir en el título la preposición “de” refuerza la tesis de que en el ánimo de los fundadores estaba el que el nombre del equipo fuera el mismo de la ciudad, es decir, que Granada era su nombre y la palabra “recreativo” simplemente un adjetivo.

El texto literal de la misiva es el siguiente:

«Mi distinguido amigo:

»Oportunamente recibí su cariñosa carta que no he podido contestar antes debido a las múltiples ocupaciones que con motivo de la Competición de Liga me impusieron las circunstancias. Así pues le ruego me dispense.

»Agradezco a V. infinito el interés demostrado con motivo del accidente que sufrió nuestro equipo al regreso de Tánger que afortunadamente pudo tener mayores consecuencias si el coche que ocupábamos hubiera sido otro. Sin embargo, tuvimos que lamentar la desgracia de Mesita, que fue el único jugador que salió con lesiones de consideración al recibir un fuerte golpe en la cabeza y herida en el ojo con abundante hemorragia. Menos mal que ocurrió a unos doce kilómetros de la capital por lo que inmediatamente pudo ser asistido con la mayor diligencia y convenientemente hospitalizado, temiéndose en un principio por su estado. Ya está completamente bien, aunque todavía no ha jugado. Fue una lástima, pues nos estaba dando unos partidos excelentes y estamos muy contentos de sus actuaciones.

»Por él me he enterado de que han sido Vdes. los Campeones y me apresuro a expresarles mi más cordial enhorabuena. Nosotros en cambio, cuando teníamos seguro el campeonato, las desgracias ocurridas y la adversidad que siempre nos acompaña, han hecho que no podamos ver coronados todos los esfuerzos e ilusiones. Hemos terminado el torneo con 22 puntos y el Cádiz con 23 habiendo perdido tan solo un partido a lo largo de la competición.

»Y nada más por hoy, sino reiterando a V. nuestro agradecimiento con un cordial saludo de su aftmo. amigo q. e. s. m.»

Hay un p.s. en el que se lee: «Muchos recuerdos para todos. y V. los recibo de Floro y ¿Félix?»(no se ve bien).

El accidente sufrido por el equipo al que se refiere la misiva ocurrió el día 12 de febrero de 1940, cerca de Santa Fe, cuando uno de los dos taxis en que viajaba la expedición recreativista, de vuelta de su triunfo un día antes en Tánger 1-3 (los tres goles de Nin), y ocupado por el directivo Juan Gómez Muros y los jugadores Mesa, Fernández, Maside, Trompi, Doménech y Millán, al parecer sufrió rotura de la dirección e impactó contra varios de los árboles que orillaban la carretera hasta quedar destrozado. Sólo Mesa, que había sido el jugador más destacado en el partido de Tánger, sufrió heridas de consideración y hubo de ser trasladado por el segundo de los coches en el que iba el resto de jugadores y el míster Valderrama, hasta quedar ingresado en el hospital San Juan de Dios, perdiéndose los tres partidos que quedaban para finalizar la competición. Para sustituirlo, enseguida fichó Timimi, vieja gloria del Betis campeón de Liga en la 34-35, que debutaría el domingo siguiente en el trascendental partido ante el Cádiz que dio al Recreativo el liderato. A la siguiente jornada, en el todavía más trascendental partido en Córdoba, ante el Rácing, este jugador sufriría fractura de tibia y peroné que lo retiraría definitivamente del fútbol. La victoria en Córdoba era muy necesaria, pero sólo se pudo empatar y el liderato volvió a ser para el Cádiz, que fue el que jugó la liguilla de ascenso a Primera y a punto estuvo de subir.

Es un documento de gran valor para los maniáticos -como el que suscribe- de todo lo histórico relacionado con nuestro equipo. Como digo arriba, ya algunos amigos me habían aportado documentos que demostraban cómo era el auténtico escudo del Recreativo y en ese sentido, considero muy acertada la decisión de haber conservado el bonito y original diseño y la forma del viejo escudo, al que sólo le quedaban unos pocos meses para trocarse en el actual, con otros colores, eso sí.

No hay comentarios: