EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 1 de agosto de 2012

LA CATEGORÍA DE LUCENA



De los cerca de mil nombres que componen la nómina total de futbolistas que alguna vez vistieron la camiseta del Granada CF en sus ochenta años de existencia, Lucena acaba de convertirse en el único que lo ha hecho en las cuatro primeras categorías del fútbol español.
 
Antes que Lucena ya tres jugadores habían formado con nuestro equipo en cuatro categorías distintas, pero ninguno llegó a pisar la división de honor y para encontrarlos hay que remontarse a los primeros años de vida de la institución, cuando todavía se hacía llamar Recreativo y ni siquiera los rojiblancos eran sus colores, allá por los años de la República, que tienen en común con los actuales que en ellos se vivieron sucesivos y rápidos ascensos.
 
De los tres el primero es el medio Bombillar (Antonio Bombillar Porcel, que además de futbolista fue también en el Granada entrenador, masajista y hasta conserje de Los Cármenes), granadino que militó en el equipo desde su fundación en 1931 y hasta 1940, y como tal jugó en 3ª Regional y fue con el club escalando peldaños hasta alcanzar la segunda división, pasando entre tanto por las categorías 2ª Regional Preferente y 3ª División. Le cabe además a Bombillar el inmenso honor de haber quedado para la historia como el autor de los dos primeros goles del Recreativo Granada, en el Jiennense Peñamefécit, el 6 de diciembre de 1931.

El ariete algecireño Antonio Calderón es el segundo. Puede ser considerado como el primer crack del club pues era un goleador bastante efectivo que militó en aquel Recreativo entre 1931 y 1936. Excepto en su primera temporada, cuando hacía la mili, en que sólo jugó un partido y anotó un gol, en las demás siempre se destacó por su poder rematador y sus abundantes goles, aunque no por eso se libraba de los reproches de cierta indolencia de buena parte de la afición, que, como vemos, en esto poco hemos cambiado. Además, Calderón y Bombillar (junto a un principiante Millán) formaron en aquel improvisado Recreativo que en 1938, en plena Guerra Civil, se enfrentó en Los Cármenes a una selección de la zona franquista.

Y el tercero de los que antes que Lucena jugaron en cuatro categorías distintas con nuestro equipo fue otro granadino, Herranz (Miguel Herranz Quero), que era interior y que militó en el Recreativo desde 1931 hasta 1934, a categoría por año.

Aparte hay otros granadinistas que formaron en plantillas rojiblancas en tres categorías distintas, (aunque no todos llegaron a jugar en liga), y son, de los primeros tiempos: Aguileño, Juanele y Paquito Carmona; y de los setenta y ochenta: Angulo, Calera, Gerardo Castillo, Izcoa, Puente y Quiles. Y también se han estrenado este domingo como rojiblancos de tres categorías distintas: Nyom, Dani Benítez, Ighalo y Máinz, que ya estaban en 2ªB, a los que puede unirse en cuanto debute este año José Juan.
Desde Tercera está Lucena, que acaba de comenzar su novena temporada de rojiblanco. Por eso mismo ha conseguido esa marca única en la historia del Granada y única en el fútbol actual, porque no hay otro jugador de Primera del que se pueda decir otro tanto. Desde el campo de tierra del Mancha Real hasta el mismo Bernabéu, haberse mantenido año tras año en las alineaciones rojiblancas y haberlo hecho a buen nivel es algo que no deja de tener su importancia, pero es que Lucena ha ido creciendo con el mismo club hasta convertirse en fundamental. No dará magníficas asistencias ni conseguirá espectaculares goles, pero ahí está siempre, sacrificado en labores menos lucidas pero tremendamente efectivas y necesarias en cualquier equipo, y siempre se puede contar con él, es el prototipo de futbolista rentable. Cada año, y más desde que hemos vuelto al primer mundo futbolero, suena que va a jugar poco, pero temporada tras temporada acaba participando por encima de la veintena. Mariano Santos vivió algo parecido a lo largo de sus once temporadas. Por lo pronto Lucena ha empezado de titular.

Ya la temporada pasada desbancó a insignes granadinistas (Mas, Sosa, Santi Martínez Ramos, Angulo, Falito y Vicente Díaz). Si se mantuviera todo el año en las convocatorias podría superar la cifra de los trescientos partidos de rojiblanco que sólo cuatro futbolistas alcanzan y desplazaría hacia atrás a otros insignes como el mismísimo Trompi o como Mariano Santos y Antonio Díaz Vaquerizo, quedando en el quinto puesto de la clasificación histórica, a tiro de piedra de otro ilustre, Izcoa, y amenazando incluso a los legendarios González y Millán y al líder incontestable Lina.

Otro dato a tener en cuenta es que Lucena acaba de convertirse en el que hace el número veinticuatro de futbolistas de nuestra cantera que jugaron en Primera de rojiblanco, junto a: Aguilera, Manolo Almagro, Rafa Almagro, Angulo, Emilio Baena, Barrachina, Calera, Eloy, Garre, Gerardo Jiménez, Guerrero II, Manolín Robles, Méndez, Millán, Pepe Navarro, Olalla, Orihuela, Puente, Rafa, Tinas, Ureña, Vicente Díaz y Vílchez. Larga vida a Manolo Lucena, parte viva de la historia del Granada CF y el único granadino del equipo.

No hay comentarios: