EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 1 de agosto de 2012

GRANDES JUGADORES



Juan Miguel y Juan Luis ¡Qué dos grandes jugadores!

En el Corpus de 1972, primer Sábado de Feria, la cita es en el Sevilla a media tarde. De ahí y en el Mini Cooper de Juan Luis, a Los Cármenes, donde hoy es más difícil aparcar porque casi a la misma hora actúan Palomo Linares, Curro Rivera y Jose Mari Manzanares.

Podían haber quedado para ir a ver la última de la serie 007, Diamantes para la eternidad, en el Aliatar, o la farwetada Le llamaban Trinidad de Bud Spencer y Terence Hill, en el Capitol, o quizás la españolada Las Ibéricas F.C., en el Madrigal.

Pero hoy nos visita el Valencia, en octavos de Copa, así que está claro que, con otros grandes jugadores, se han ido al fútbol.

La última visita de los ches, en noviembre pasado, acabó como el rosario de la aurora y Di’Stéfano, muy cabreado, no quiso quitarse el sombrero como prometió si salía derrotado porque dijo que los rojiblancos, sobre todo uno recién llegado de ultramar, daban muchísima leña y sólo por sus marrullerías habían podido vencer. Por eso en esta ocasión ha habido más de una docena de sombreros de cartón para Di’Stéfano voleados desde las gradas. Después el partido ha sido bastante feo y han ganado los visitantes con un solitario gol de suave remate de Fuertes sobre la media salida de Izcoa (no se puede hablar de remate en vaselina porque entonces era éste un término desconocido en el fútbol español y además sus resonancias indecorosas no lo hacían muy apropiado que digamos para la ñoña moral de la época). Si en el partido de liga saltaron chispas entre unos y otros, esta tarde ha vuelto a haber centellas y hasta dos valencianistas han tenido que retirarse en camilla después de sólo pasar por su lado y sentir el aliento de Aguirre Suárez, que hoy juega su último partido de la temporada, porque a Valencia mejor es que no viaje.

Después del partido, adónde mejor que a la feria. Y allí, en el Violón, se han acercado a la barraca de fotos al minuto, justo al lado del Teatro Chino, y la buena puntería de Juan Luis ha inmortalizado este momento. El joven que espera su turno para disparar, Juan Miguel, natural de Pergamino, pronto será muy famoso en Granada y con su apellido Martinmorales dará lugar a una coletilla que pasará a formar parte de la historia del Granada CF. Pero en los momentos que recoge la foto casi es un desconocido a pesar de que ya lleva entre nosotros cinco meses y pico ya que sólo hemos tenido ocasión de verlo en un partido de la Copa de Andalucía en el que, por cierto, marcó un golazo de los de parar, mandar y templar, el segundo de los cinco que se llevó el Córdoba.

Cuando terminen de hacer puntería se darán un voltio por las casetas, a las que todavía no ha llegado la obligatoria uniformización sevillanizante y se puede decir que no hay dos iguales. La de este año de la Benemérita tiene en su entrada una auténtica estación de ferrocarril. El año pasado era un gran cohete espacial. (Y digo yo, estando ahí tan a mano el Salón y el Violón y dado que sigue habiendo casi el mismo sitio que por entonces, por qué ese empeño de llevarse la feria al quinto infierno de forma que año tras año es feria en Granada cada Corpus, pero no lo parece).

Corpus 1972. Juan Miguel y Juan Luis con treinta y ocho años menos. ¡Qué grandísimos jugadores! (como otros que no salen en la foto pero por allí andaban).

No hay comentarios: