EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 1 de agosto de 2012

EL GOL 100



En el juego del fútbol las estadísticas –afortunadamente- tienen un valor mucho más secundario que en otros deportes que se prestan más al frío análisis numérico. Los datos de despacho se podría decir que en el balompié sirven casi exclusivamente para la galería de curiosidades y para llenar los ocios. Un servidor no es lo suficiente ocioso como le gustaría pero sí que es curioso y amante de este tipo de datos sin aplicación práctica, y más si se refieren a nuestro Granada CF. De ahí que me haya entretenido en el estudio de algunos goles rojiblancos cuya única trascendencia es que completaron una cifra redonda.

Empezando por donde deben empezarse las cosas, es decir, por el perogrullesco principio, qué mejor que fijarnos en el bonito número redondo de cien. El gol rojiblanco número cien de todos cuantos marcó el Granada en su historia fue de Segunda división y llegó en Los Cármenes el día 6 de enero de 1935, y tiene la peculiaridad de que no fue rojiblanco, no lo anotó el Granada y no se marcó en Los Cármenes. Las tres contradicciones se dan porque, como saben los amantes de la historia del Granada CF, en esa fecha los colores del club eran azul y blanco, su nombre era Recreativo Granada y el estadio de la carretera de Jaén todavía no era conocido por el bonito nombre de Los Cármenes. Su autor fue el extremo Victorio y suponía el 2-0 al Elche en un partido que acabó en empate a dos, en la sexta jornada de la liga 1934-35, segundo partido oficial que se disputaba en el viejo estadio, todavía a medio hacer.

Refiriéndonos ahora al gol cien del Granada, pero en Primera, éste llegó cuando el club todavía llevaba menos de dos años en máxima categoría. La cosa, se podrá decir, no tiene mayor mérito y es algo usual en la actualidad el que un equipo consiga una centena de goles en dos temporadas, pero no hay que perder de vista que aquellas ligas de los cuarenta eran mucho más cortas que las actuales, con sus sólo catorce contendientes y sus únicas 26 jornadas.

El gol granadinista número 100 de Primera no fue ni mucho menos un gran gol ni sirvió para que el Granada sumara algún punto, al contrario, se produjo en un partido más bien para olvidar, porque resulta que esa tarde encajó el Granada la que fue su más amplia derrota de Primera durante dieciocho años, 8-3 en Balaídos ante el Celta, cosa que ocurrió el día 7 de febrero de 1943, en la jornada 18. Hasta el 19 de marzo de 1961 (Barcelona 8 Granada 2) fue la derrota récord del Granada en Primera.

En Vigo un Granada clasificado el tercero por la cola, en puesto de promoción, como casi toda la liga, hizo una aceptable primera parte, a cuyo fin llegó con un mínimo 2-1 (gol de Trompi) en contra, pero en la segunda se desfondó por completo y más después de que Floro resultase lesionado en una clavícula en la jugada que suponía el 5-1 y tuviese que abandonar el terreno dejando al equipo con uno menos. El míster rojiblanco, Paco Bru, personaje que destacó en muchas facetas, y no sólo futboleras, y a quien se puede considerar una especie de intelectual del balompié, ya venía desde años atrás reivindicando en sus colaboraciones periodísticas una medida revolucionaria por entonces como la de permitir los cambios de jugadores lesionados lo mismo que se hacía en los amistosos (otra reforma del reglamento que sugería es que el área fuera circular y el penalti se lanzara desde el sitio exacto en que se cometiera la falta). Si le hubieran hecho caso no tendría que haber visto cómo su equipo todavía encajaba tres goles más después de que una y otra vez los gallegos llegaran en oleadas al área rojiblanca que sólo defendía Millán porque su inseparable compañero González había tenido que ponerse el jersey del maltrecho Floro y ocupar la portería.

Cuando ya el marcador iba por el 6-1, Aparicio marcó el segundo de los nuestros de golpe franco directo, y una mini reacción rojiblanca propició el tercero con el que maquillar (como se dice ahora) un tremendo escardón. Este tercer gol granadinista fue ni más ni menos que el que hacía el número cien de Primera y su autor fue el “viejo” Luis Marín, a falta de menos de un cuarto de hora para el final.

La foto es del partido siguiente, jornada 19, Granada 3 At. Aviación 1. Forman, de pie y de izquierda a derecha: Sosa, Nicola (autor de un gol), Gaspar Rubio (que debutaba y también hizo un gol), González, Aparicio, Millán, Martí y Marín; y agachados: Conde, Trompi (autor de un gol) y Sierra.

No hay comentarios: