EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 1 de agosto de 2012

MÁS GOLEADORES ROJIBLANCOS



Continuando con los goleadores rojiblancos, el siguiente, el sexto en la lista es con 48 Nicola, el catalán Juan Nicola Fontdecaba. Era un delantero centro que había pertenecido al Barcelona y que fichó el Granada en 1942, para su segunda temporada entre los grandes. Nunca gozó de la simpatía de la grada a pesar de que su rendimiento como goleador siempre fue aceptable, con su mejor marca en la 44-45, en la que anotó un total de 22 goles entre liga, copa y promoción. Y es que tener que hacer olvidar a César (con el cual, la verdad sea dicha, no hay posible comparación alguna) era algo muy difícil, y más en el convulso Granada de la 42-43, que llegó a fichar hasta cuatro delanteros centros a lo largo de la temporada. De rojiblanco jugó tres temporadas completas, de 1942 a 1945, más dos partidos de la 45-46 (70 encuentros en total) hasta que lo fichó en octubre de 1945 el Hércules, de Primera.

En el séptimo puesto, con 46, está Marín, el extremo derecho guipuzcoano de Villafranca de Oria, Luis Marín Sabater. Había nacido en 1906 y había jugado en el Atlético de Madrid de anteguerra y dos años en el Real Madrid de posguerra, y cuando el Granada lo fichó para su debut en Primera, en 1941, acababa de cumplir los 35, una edad a la que muchos están ya más que retirados del balompié. Sin embargo, a pesar de su gran veteranía, fue siempre un fijo en las alineaciones rojiblancas de su primera aventura en máxima categoría y es el primero en la declamación de la que puede ser considerada la mejor delantera rojiblanca de toda su historia, o al menos la de mayor capacidad goleadora, ya saben, aquella de Marín, Trompi, César, Bachiller y Liz. Su mejor registro es de su primera temporada en el Granada, en la que consiguió 17 goles. Jugó un total de 118 partidos en las cinco temporadas que estuvo en el Granada, de 1941 a 1946, equipo del que salió a punto de cumplir los cuarenta para jugar todavía un año más en el Antequerano.

Como octavo, con 43 goles, tenemos a otro granadino, Cea. Emilio Cea Arquelladas salió del gran Recreativo de Manolo Ibáñez de finales de los cuarenta. Era un interior de ambos lados, de brega y con mucha llegada, posición sobre el campo que fue retrasando paulatinamente hasta acabar jugando de medio. El apellido Cea tiene un lugar de honor en la historia del Granada junto a otros también ilustres y también de la tierra (Sueza, Guerrero, Vicente, Requena, Rafa, Olalla), el Granada muy “granadinizado” característico de la primera mitad de los cincuenta. Cea perteneció a la primera plantilla nueve temporadas (entre 1948 y 1957) y jugó un total de 170 partidos. Su mejor registro goleador se dio en la 55-56, con 13.

El siguiente es Porta, también con 43 goles, pero lo situamos en el noveno puesto porque su antecesor es más antiguo. El nombre del zaragozano Enrique Porta Guíu es en Granada sinónimo de gol y, en principio, podría sorprender su relativa baja clasificación en esta lista de goleadores en rojiblanco, y más teniendo en cuenta que perteneció al Granada siete temporadas, entre 1968 y 1975, que en realidad son seis ya que en la 69-70 estuvo cedido al Recreativo. Pero es que Porta nunca lo tuvo fácil y muy pocos creyeron en él, y la titularidad no le llegó hasta su cuarta temporada entre nosotros, cuando con el mejor argumento, el de los goles, acabó de convencer a propios y extraños. Antes de ese cuarto año, sólo había jugado 18 partidos (casi ninguno entero) del total de 124 que llegó a disputar. En su gran temporada, la 71-72, consiguió entre liga y copa 25 goles y entró para siempre en la mejor historia rojiblanca al convertirse en el único Pichichi de toda su historia.

En el décimo puesto, con 42, tenemos al más reciente de los diez primeros goleadores históricos, Manolo, el catalán. Manuel Muñoz Navas sólo perteneció al Granada dos temporadas (1986-88) y jugó un total de 71 partidos, pero ostenta desde 1987 un récord, el de ser el jugador granadinista que más goles consiguió en una sola temporada, 31. Salido de la cantera del Barça, debutó en el primer equipo siendo todavía juvenil, en competición europea. Al gran Granada de Peiró llegó en 1986 para con sus goles ser pieza clave en el (por ahora) último ascenso a Segunda. Era un delantero fino, con una gran colocación para aprovecharse de los rechaces y con un magistral toque en los balones parados.

Nuevamente nos hemos extendido demasiado, así que seguiremos más adelante analizando otros goleadores.

No hay comentarios: