EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 1 de julio de 2008

UN GRANADA INTERNACIONAL


Se pueden confeccionar dos equipos con aquellos futbolistas que pasaron por el Granada C.F. y también por la selección A:

Pérez; Ruiz Sosa, Serna, Ramoní; Arencibia, Valderrama; Igoa, Gaspar Rubio, Pahíño, Cholín y Manchón. Con Coque y Megido para el banquillo.

Ñito; De la Cruz, Millán, Lesmes I; Castellanos, Barrachina; Vidal, Pirri, César, Capi y Callejo. Quedaría además Mingorance.

Dos equipos de granadinistas de todas las épocas. Todos vistieron de rojiblanco (uno, Valderrama, de blanquiazul) pero también vistieron la casaca roja de la selección absoluta en distintos momentos. Ñito es la única excepción pero resulta obligado incluirlo para que los dos onces cuenten con un portero. De todos modos, aunque propiamente no puede decirse que el canario fuera internacional, sí llegó a disputar un partido en una selección menor.

El primer equipo se caracteriza porque lo forman jugadores que alcanzaron la internacionalidad antes de militar en el Granada C.F. Su paso por nuestro club se produjo cuando ya venían de vuelta de sus respectivas carreras y en muchos casos supuso la última parada con la que completarlas económicamente. Hay en esta formación sobreabundancia de delanteros así que no ha habido más remedio que adaptar a determinados jugadores a puestos que no eran los suyos. Destacan las figuras de auténticas leyendas del fútbol español como Gaspar Rubio, el “Rey Gaspar” de tiempos de anteguerra, que pasa por ser uno de los mejores delanteros de todas las épocas; también Igoa, con siete goles en diez partidos internacionales, entre ellos el mítico 1-0 a Inglaterra en el Mundial de Brasil 1950. También es de destacar Pahíño, jugador muy popular en los cuarenta y cincuenta que sólo cuenta con tres presencias internacionales pero consiguió dos Pichichis. Y también Manchón, éste más que nada por haber formado en la mítica delantera barcelonista de las Cinco Copas que inmortalizó Serrat en su canción Temps era temps.

En la segunda formación están los que alcanzaron la internacionalidad mientras militaban en el Granada C.F. (sólo Millán, De la Cruz y Castellanos) o una vez abandonado el club. Su paso por las filas granadinistas se produjo mientras eran jóvenes promesas y empezaban a darse a conocer, y a muchos de ellos les sirvió como trampolín para saltar a un grande. Es de apreciar que en este equipo hay poca presencia de delanteros y tan solo hay dos granadinos (Millán y Barrachina), defensas los dos, pues de siempre nuestra cantera lo que más ha aportado al fútbol nacional ha sido futbolistas de la parte de atrás. Destacan dos auténticos craks: Pirri, con cuarenta y una presencias en partidos internacionales y dieciséis goles, es uno de los jugadores más completos que por aquí pasaron; le sigue César, doce partidos y seis goles, además de un Pichichi. Todos los de esta segunda alineación tienen en común su destacado papel mientras estuvieron en nuestro equipo y también el lugar que conquistaron en el corazón de la hinchada granadina.

También hay otros jugadores que fueron granadinistas y llegaron a alinearse alguna vez como internacionales, pero en selecciones B o sub veintitantos, como Gilberto Navarro (padre), Vázquez, Lalo, Coll, Gordejuela, Ramoní (el de los años sesenta), Barrios, Pazos, Jaén, Lasa, Santi, Grande, Vitoria, Macanás, López, Choya, Gabriel Vidal (y los que seguro se me olvidan). La lista habría de completarse con los que lucieron la elástica internacional con la selección de sus países, como Alberty, Carlos Gomes, Ramírez, Montero Castillo, Mazurkiewicz, Denis Mílar, Benítez y quizás alguno más que ignoro. Por otra parte hay dos granadinos, Bonet y Rafa Paz, que fueron internacionales pero no granadinistas.

En este improvisado partido de casados contra solteros ex granadinistas que fueron internacionales faltan los que muy bien podrían haberlo sido, como González, Trompi, Méndez, Vicente Díaz, Arsenio, Otero, el ya citado Ñito, Vicente González, Falito, Pepe Navarro, Antonio Álvarez y sobre todo Porta, uno de los poquísimos pichichis españoles de nacionalidad (sólo seis) que no fue nunca seleccionado, cosa que mereció aunque hubiera sido de una forma testimonial por el solo hecho de conseguir tan meritorio trofeo.

Ahí están los internacionales granadinos. Como ven no son muchos y, con excepción de algún otro, tampoco hay grandes nombres y la mayoría sólo vistió la zamarra roja en ocasiones que pueden contarse con los dedos de una mano. Es lo normal en el palmarés de un equipo modesto. Al menos hay para improvisar dos onces. También es indicativo de la larguísima travesía del desierto que atravesamos el hecho de que de todos los citados sólo uno, Capi, continúe en activo. Porque aunque los últimos veinticinco años de la historia de este club sean para olvidar, ahí quedan los veinticuatro hombres que tuvieron el orgullo de que en su trayectoria futbolera destaque su paso por la selección así como el haberse enfundado la elástica rojiblanca, como señal de que nuestro Granada C.F. alguna vez contó entre los grandes. Ahora lo que hace falta y deseamos es que pronto se puedan añadir más nombres a la lista, lo que significará que por fin el Granada ha abandonado el misérrimo puesto que ocupa en el panorama balompédico nacional, el cual dura ya mucho más de lo que es saludable.

No hay comentarios: