EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



miércoles, 4 de septiembre de 2013

CANDI, EL PRESIDENTE


Cándido Gómez Álvarez (Porriño, Pontevedra, 1928) es la persona que más tiempo ha ocupado el sillón presidencial rojiblanco. Son quince los años que permaneció al frente del club, distribuidos en cuatro épocas distintas, que tienen su inicio en 1967 y llegan hasta 1996, es decir, casi tres décadas en las que con intervalos más o menos prolongados su figura llena la historia del Granada CF.
 
Tres décadas a las que habría que sumar una y pico más, que es el periodo comprendido entre 1948 y 1961, de cuando no era D. Cándido sino Candi a secas, de cuando era un ágil y buen portero que defendió el arco del Granada CF durante diez temporadas.
 
Como presidente puede presentar en su currículo un ascenso a Primera, ocho temporadas consecutivas en máxima categoría y otro ascenso a Segunda, además de las dos mejores clasificaciones históricas del Granada. Pero sin olvidar que esa notable hoja de servicios también presenta el chafarrinón de un descenso a Segunda y otro a 2ª B.
 
Como máximo dirigente rojiblanco, Candi simboliza los años dorados del Granada CF, pues es el que supo darle su época más prolongada entre los grandes y es el responsable de que el Granada fuera un club con el que había que contar, en los terrenos de juego, pero también en los despachos. Con sus métodos personalistas y su carácter dictatorial convirtió al Granada en casi un clásico de Primera.
 
Eran los tiempos en que se hizo familiar en los mejores hoteles de la geografía nacional el grupo de jóvenes melenudos y patilludos de chaqueta blazier, corbata rojiblanca y pantalón pata de elefante. También eran tiempos en que prácticamente cada día nos desayunábamos con la noticia de un nuevo fichaje proveniente de las Indias. Pero sobre todo eran tiempos en que en las mejores plantillas de primera tenían motivo de preocupación cuando se avecinaba un partido contra el equipo rojiblanco que él convirtió en horizontal.
 
Quiso D. Cándido que por fin esos símbolos y esos colores fueran también conocidos fuera de nuestras fronteras, pero la jugada le salió mal y el sueño europeo devino en el amargo despertar del descenso. Desde entonces ya nada fue lo que había sido.
 
Su último -por ahora- capítulo en rojiblanco fue demasiado breve. Sin embargo la cola que trajo fue demasiado larga, una cola de catorce años, lo que tardó la Justicia en decidir que en la venta del viejo Los Cármenes no hubo nada antijurídico. La retirada (o más bien “espantá”) de Candi en cuanto la operación de venta estuvo finiquitada no quiere uno calificarla de salida por la puerta falsa. Sea como fuere, casi medio siglo de historia granadinista se personifican en la figura de este gallego que en Granada echó raíces.



No hay comentarios: