EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



lunes, 6 de junio de 2011

Y HUELVA




Y para terminar la liga de Segunda tenemos que jugar en Huelva, ciudad en la que el Granada compareció con el nombre de Recreativo por primera vez el 14 de octubre de 1934 para jugar ante el equipo de aquella ciudad que no era el Recreativo sino que se llamaba Onuba y que según las fuentes consultadas es el mismo actual o es otro distinto. Sea como fuere, el Recreativo Granada fue a Huelva en disputa del primero de los seis partidos que en liguilla le darían, ya en noviembre, su primer ascenso a Segunda, y, para empezar, se trajo los dos puntos al vencer 2-3, los tres del discutido ariete Calderón. Su segunda visita fue también como Recreativo para jugar contra otro Onuba distinto (o el mismo, que no está claro) y arrancar un empate a dos (Luis Sosa y Gaspar Rubio), en la 39-40, en Segunda división grupo V.


Ya no volvió nuestro equipo a aparecer por Huelva hasta abril de 1960, en la ida de XVI de Copa, y de allí nos vinimos con una mínima derrota que no pudo ser superada en la vuelta y hubo que jugar en Córdoba un tercer partido de desempate del que resultó el Granada (vigente subcampeón) eliminado, eliminación que pondría en marcha la” operación escoba” de Jiménez Blanco, de pésimos resultados.
No es el Colombino (el viejo y el nuevo) un escenario demasiado propicio para los colores rojiblancos ya que de las veintitrés veces (14 de Segunda, 8 de Segunda B y 1 de Copa) que allí jugamos sólo en tres vencimos y en siete empatamos.


Como equipo de segunda categoría el Granada se trajo de Huelva los dos puntos en dos ocasiones, y -como curiosidad- en ambas la temporada acabó en ascenso a Primera, los dos últimos de la historia. Así, en la 65-66, jornada quinta, 3 de octubre, la expulsión del veterano ex internacional y figura onubense, Enrique Mateos, por agresión a Lorenzo, y el solitario gol de Tosco, de golpe franco al borde del área en el último minuto, dieron la victoria, la quinta (cinco de cinco), y con ella el Granada de Kalmar (Otero; Barrenechea, González, Tosco; Sande, Lorenzo; Santos, Almagro, Miguel, Eloy y Flores) se reafirmaba en el liderato del grupo Sur que después perdería, pero que al final de la temporada, al clasificarse segundo y superar al Málaga en promoción, nos daría el tercer ascenso a Primera de la historia.


Una nueva victoria granadinista se dio en la siguiente visita a Huelva, 67-68, jornada siete, 5 de noviembre, en la que también comparecía nuestro equipo como líder destacado del grupo Sur, aunque en esta ocasión sí había encajado ya una derrota, en Castellón. Ñito; Lorenzo, Barrenechea, Zubiaurre; Santos, Barrachina; Flores, Almagro, Ureña, Gerardo y Vicente, el Granada que de la mano de Joseíto ascendería en abril a Primera, en Mallorca, venció 1-2 con goles de Ureña y Almagro y se destacó más en el primer puesto que no abandonaría hasta finalizar la competición.


La otra victoria en tierras huelvanas es de 2ª B, jornada trece de la 92-93. Esta vez no acabó la cosa en ascenso aunque cerca estuvo. El Granada de Yosu jugó con: Notario, Onofre (Hernández 76’), Leo, José Manuel, Álvarez, Santi, José Luis, Queco, Ángel, Molina y Juanma. El partido se jugó en sesión matinal el sábado 28 de noviembre de 1992, con las cámaras de Canal Sur emitiendo en directo, y acabó 0-1 merced al gol de aquel portento (para la categoría, claro) de rapidez y verticalidad que era el algecireño Ángel, en un contraataque granadinista al cuarto de hora de la primera mitad. En la segunda pudieron los nuestros ampliar el resultado favorable con repetidas contras de Ángel, el mejor, pero faltó puntería. Este partido es el cuarto de la sensacional racha de diecinueve (la más larga de la historia rojiblanca) sin perder, que de la cola llevó a aquel buen equipo rojiblanco a disputar la primera de las fallidas liguillas de ascenso de sus años en el tercer nivel del fútbol español.