EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 17 de junio de 2011

EL CRUYFF ROJIBLANCO




Granada 5 Elche 0


3 de noviembre de 1974


Estadio Los Cármenes, lleno, veinte mil espectadores con presencia de más de dos mil seguidores de los forasteros. Partido correspondiente a la jornada siete de la liga de Primera División 1974-75


Granada CF: Izcoa, Toni (Sierra 60'), Castellanos, Falito, Montero Castillo, Ederra, Santi, Grande, Dueñas (Oruezábal 76'), Parits y Lorenzo


Elche CF: Esteban, Bonet (Alfonseda 61'), Montero, Llompart, González, Canós, Rubén Cano, Jaime Cano, Sitjá, Gómez Voglino y Melenchón


Goles: 1-0, min. 17, Lorenzo; 2-0, min. 54, Parits; 3-0, min. 61, Lorenzo; 4-0, min. 65, Grande; 5-0, min. 79, Castellanos


Árbitro: Lamo Castillo, castellano. Mostró tarjeta blanca a los ilicitanos Montero, Rubén Cano y Bonet


El gran Granada de Joseíto, el de los setenta, frente al de otras épocas, nos había acostumbrado a lucir en su casillero puntos positivos y a transitar por la mitad alta de la tabla más que por la otra. Ésa es la situación que vivíamos cuando en la jornada siete de la 74-75 nos visitaba el Elche, el Granada era quinto clasificado y con +1, pues de los seis partidos ya disputados sólo había perdido uno, en el campo del gallito Español. Izcoa había encajado nada más que tres goles, claro que, a cambio, nuestros delanteros habían sido capaces de golear sólo en cuatro ocasiones. La visita del Elche, equipo de la zona media, supondrá un atracón de goles y de buen juego rojiblancos.


Para que se diera la goleada facilitó mucho las cosas el alegre esquema, más preocupado por el ataque que por la defensa, que exhibieron los ilicitanos, marca y sello de la casa de quien ocupaba su banquillo, Néstor Rossi, un viejo conocido, un técnico que trajo al fútbol español planteamientos y tácticas que aportaron (al menos al principio) algo más de vistosidad futbolera.


Sólo en la primera mitad inquietaron los ilicitanos y en ella vimos un único gol, marcado por Lorenzo de gran remate de cabeza en plancha a perfecto centro de Parits. Porque ésta fue la gran tarde del internacional austriaco Thomas Parits, del que se puede decir que dio cuatro de los goles y el restante se encargó de marcarlo él mismo, un gol por cierto de antología, el que suponía el 2-0, en una gran jugada individual en la que se deshizo de dos defensas y el portero. El "Cruyff rojiblanco" había maravillado al granadinismo unos meses antes, cuando fue presentado a prueba en un amistoso ante la Selección Argentina, y en él estaban depositadas las esperanzas de la hinchada, pero lo cierto es que, salvo en momentos puntuales, hasta la fecha no había destacado especialmente en los partidos ya jugados. Pero aquella tarde volvió a maravillar y, mucho más suelto de lo habitual gracias al "generoso" marcaje ilicitano, hizo un partido para recordar por siempre, como para enmarcar fue la jugada del quinto y definitivo, conseguido por Castellanos tras un perfecto tuya-mía con Parits.


Una buena primera vuelta granadinista en esta 74-75 fue seguida de una segunda muy irregular. Eso unido a que ésta es la temporada más atípica que uno recuerda (al llegar las últimas jornadas había varios equipos que lo mismo podían descender como alcanzar puestos de UEFA), hicieron que para mayo sólo quedara como objetivo rojiblanco el luchar por la permanencia, cosa que se pudo conseguir en el último minuto de la última jornada y gracias a superar en el golaveraje particular al Málaga, que descendió con sólo tres negativos.