EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 9 de septiembre de 2011

TRES POR TRES







Granada 3 Betis 0


30 de enero de 2011


Estadio Nuevo Los Cármenes, lleno, dieciséis mil espectadores con presencia de un millar de béticos en tarde soleada y fría. Partido correspondiente a la jornada 22 de Segunda División 2010-11


Granada CF: Roberto; Nyom, Íñigo López, Máinz, Siqueira; Lucena, Mikel Rico, Abel Gómez, (Óscar Pérez 73’); Carlos Calvo, Dani Benítez (Collantes 80’) y Geijo (Ighalo 82’)


R Betis B: Goitia; Isidoro, Roversio, Dorado, Nacho; Arzu (Jonathan Pereira 62’), Iriney, Beñat (Ezequiel 57’), Salva Sevilla; Rubén Castro y Jorge Molina (Juanma 77’)


Goles: 1-0, min. 51, Geijo; 2-0, min. 59, Dani Benítez; 3-0, min. 64, Geijo


Árbitro: Sureda Cuenca (comité balear). Amonestó a Nyom, Carlos Calvo, Geijo y Abel Gómez, por los locales; y a Rubén Castro, Roversio e Iriney por los visitantes


Menos de diez segundos desde la recuperación del balón cerca de su portería hasta que éste acabara dentro de la meta bética es lo que tardó el Granada en marcar cada uno de los tres goles con los que derrotó al líder en esta histórica tarde. En trece minutos mágicos (del 51 al 64) de la continuación, tres rojiblancos fabricaron tres magníficos goles y se hicieron con los tres puntos, presentando por derecho la candidatura del Granada al ascenso a máxima categoría con el que cinco meses después remataría una temporada para inscribir entre las mejores de su ya octogenaria existencia.


Los comienzos en el retorno a la división de plata después de veintidós años no fueron nada buenos. En las primeras jornadas andaban los rojiblancos ocupando el farolillo rojo, pagando el peaje de los novatos. Pero para mediados de liga ya estaban los nuestros ocupando plaza de promoción de ascenso que no abandonarían hasta el final. El Gimnástico de Tarragona junto a un ex primera, el Jerez, y junto a un gallito, el filial barcelonista, ya habían salido de Los Cármenes ampliamente goleados. Como el Betis, que no atravesaba sus mejores momentos pero seguía siendo líder cuando nos visitaba en la primera jornada de la segunda vuelta, y gracias a su planteamiento alegre y nada especulativo pudimos ver la mejor versión del gran Granada que Fabri supo acoplar y darle un patrón de juego ganador que iba a concluir en junio con el quinto ascenso a Primera,


En un ambiente inmejorable, con las gradas a rebosar, ya en la primera parte habíamos podido asistir a un gran espectáculo en el que aunque no se movió el marcador a punto estuvo de hacerlo a favor de los rojiblancos, con un disparo de Geijo que se estrelló en el larguero. En la segunda mitad y a poco de su comienzo íbamos a disfrutar con tres enormes goles del Granada, dignos de figurar en manuales para enseñar a principiantes lo que debe entenderse por el mejor fútbol de contraataque.


En menos de lo que se tarda en describirlo, la pareja Álex Geijo-Dani Benítez, o mejor, el trío Roberto-Benítez-Geijo o Abel-Geijo-Benítez, desarmaron por completo al equipo que acabaría ganando la liga y ascendiendo de forma directa en unión del Rayo Vallecano. El Betis acreditó su condición de favorito y siempre fue a por el partido, lo que facilitó bastante la labor de los rapidísimos atacantes locales. En plena vorágine de excelente juego rojiblanco a la contra todavía pudieron los béticos encajar algún gol más


Un portero seguro y que sabe poner el balón en largo como nadie, una magnífica labor de las líneas de recuperación y arriba la lujosa sociedad Geijo-Benítez, aquella tarde de sobresaliente ambos. Esos fueron los argumentos granadinistas para en dos años ingresar en división de honor desde tercera y para derrotar al Betis con toda justicia. Los mismos que, con algún inevitable altibajo, iban a traer a Granada después de treinta y cinco años otra vez el mejor fútbol. En una temporada, la 10-11, para recordar siempre, la inmensa tarde del dúo Geijo-Benítez fue apoteósica y merecedora también de ser recordada siempre, como el gol de Ighalo en Elche, el del ascenso.


El empate en Tenerife entresemana y la victoria sobre el Betis colocaron al Granada en el quinto puesto por primera vez en las veintidós jornadas disputadas. En las veinte restantes ya lo más que perderíamos sería un lugar en la clasificación para concluir la gran temporada rojiblanca en ese quinto puesto que trajo el triunfo en el play off y el salto a la Primera que hoy estrenamos en Los Cármenes.

No hay comentarios: