EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 13 de mayo de 2011

MATANDO GIGANTES






Granada 5 At. Bilbao 1


26 de marzo de 1972


Estadio Los Cármenes, lleno, veinte mil espectadores en tarde primaveral. Partido correspondiente a la jornada veintisiete de liga de Primera división 1971-72. Vicente recibió la insignia de oro del club Vandalia que le impuso su presidente Antonio Bailón


Granada CF: Izcoa; De la Cruz, Barrenechea, Falito; Jaén, Fernández; Porta, Chirri, Barrios (Garre 80’), Fontenla (Manolín 67’) y Vicente


Athletic Bilbao: Iríbar; Sáez, Astrain, Aranguren; Betzuen (Argoitia 75’), Larrauri; Arieta, Villar, Carlos, Rojo II y Rojo I


Goles: 1-0, min. 34, Chirri; 2-0, min. 52, Vicente de penalti; 2-1, min. 58, Arieta; 3-1, min. 72, Vicente; 4-1, min. 85, Porta; 5-1, min. 89, Porta


Árbitro: Martínez Banegas. Mostró cartulina blanca al granadinista Jaén y a los bilbaínos Rojo II, Rojo I, Aranguren y Larrauri



El viejo Los Cármenes debe ser el único campo donde -en una época- la alineación del equipo visitante leída por megafonía también era coreada por la concurrencia. Sólo que ese coro general no era para celebrar al forastero, sino para darle a entender que pese a que en sus filas formaran varios internacionales no se sentía la parroquia anonadada y confiaba en los suyos, cuyos nombres saludaba con el correspondiente «¡bien!» reservando para los visitantes aquel castizo y hoy olvidado grito de «¡oha!», por entonces tan popular. Así fue el prólogo de este inolvidable partido jugado en una radiante tarde de marzo, Domingo de Ramos, con presencia de algún penitente-hincha de hábito y capirote en las gradas.


De los “gigantes” de la liga ya habían caído en nuestro terreno esa misma temporada el Valencia y el At. Madrid. Y todavía tendrían que humillar la cerviz el Barcelona y el Madrid. El Bilbao, aunque ya no era el que fue, formó con cuatro internacionales (y dos más que lo serían en breve), con el gran Iríbar, “el Chopo”, muchos años el portero titular de la Roja. Pero tampoco iba a pescar nada en el coliseo de la carretera de Jaén, recibiendo encima un correctivo de los que escuecen.


A pesar del resultado final no fue la cosa fácil. En el primer tiempo sólo vimos el gol de Chirri resolviendo un barullo. Después el extraordinario Vicente, en un partido de sombreros, marcaría de penalti y volvería a hacerlo con un gol de antología (el 3-1), para ya en los últimos minutos y en jugadas calcadas de contragolpe por la derecha, con De la Cruz (4-1) y Garre (5-1) como asistentes, el gran Porta haría lo que sabía hacer mejor que nadie, llevar el balón a la red, marcar por partida doble sus goles quince y dieciséis que lo destacaban aún más al frente del Pichichi que acabaría ganando. Fue una tarde redonda, una fiesta futbolera en la que los dos goles postreros colaboraron a que la hinchada saliera eufórica de Los Cármenes.


Es que el Granada 71-72 era una cosa seria y no había grande que le tosiera y todos salieron derrotados. El mejor Granada liguero sólo dejó de ganar en su fortín de Los Cármenes cuatro puntos de otros tantos empates. La victoria sobre el Athletic nos colocaba en el séptimo puesto de la clasificación, lejos de los de peligro y con la vista puesta en Europa.

1 comentario:

Natalia para Apuestas dijo...

Me gustan mucho tus relatos de partidos del pasada, increible que puedas llegar a los 70' incluso.