EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 4 de enero de 2011

ALCORCÓN 2.800



El 6 de diciembre de 1931, en el campo de Peñamefécit, de Jaén, Emilio Laguna, Peregrín, Honrado, Mateo Abad, Abril, Paco Amigo, Paquito Carmona, Nofuentes, Bombillar, Herranz y Serafín, derrotaron al Deportivo Giennense por 1-2, ambos goles de Bombillar, en el que es para la historia el primer partido oficial del por entonces llamado club Recreativo Granada, fundado siete meses atrás.

Setenta y nueve años y veintiocho días después, el 2 de enero de 2011 (si la AFE lo permite), el Granada CF disputará su partido oficial 2.800. Desde ese ya muy lejano 1931 el Granada ha jugado 2.438 partidos de liga en distintas categorías, 245 de copa, 8 de promoción, 62 de liguillas de ascenso, 16 de eliminatorias de ascenso, 18 de Copa Federación y 12 de Copa de la Liga, total, 2.799.

No obstante, hay que decir que estos números no son “pacíficos”, en el sentido de que no son por todos compartidos, porque hay determinados partidos jugados por el Granada que para unos tendrían la consideración de oficiales mientras que para otros no son tales, como por ejemplo, los dos partidos de lo que en la 52-53 se llamó Copa Federación que disputó el Granada frente al Jaén y que nosotros no hemos incluido en ese cómputo total por entender que aquella competición es distinta a la actual y no tuvo en su día el carácter de oficial. Igual ocurriría con los campeonatos regionales previos a las ligas de 1935-36 y 1939-40, y con el llamado Trofeo Presidente de la Federación, que se disputó al término de la 39-40. Ninguno de estos partidos los hemos incluido en los números que van delante.

Los distintos historiadores granadinistas sí que coinciden en que el partido de dieciseisavos de Copa Federación, disputado en el nuevo Los Cármenes el 4 de diciembre de 2003, Granada 1 Don Benito 0, fue el que hizo el número 2.500 de la historia del Granada. Como desde aquel día de hace siete años el Granada va a disputar frente al Alcorcón el que hace el número 300, el partido contra el Alcorcón es por tanto el de 2.800, cosa que debía haber ocurrido en el viaje a Huesca de no ser por el aplazamiento de la visita a Tenerife.

Así que el partido frente al Alcorcón es doblemente histórico: por ser el primero que ambos clubes disputan y en el que están en juego los puntos, o sea, el primero en una competición de liga, y por redondear el bonito número de 2.800.

El mágico remate de Ighalo entre miles de respiraciones detenidas y el inmediato cabezazo a la escuadra de Iván Amaya que acabaron con veintidós años de postración rojiblanca los tenemos todavía tan recientes que nombrar la palabra Alcorcón es en estos mismos momentos nombrar la felicidad de una afición recuperada. A la vez son el mejor bálsamo para olvidar los muchos sufrimientos de tantos años y tantos posibles triunfos escapados en el último suspiro, que se prolongaron aquella misma tarde de mayo (cabezazo de Íñigo López al poste y después milagrosamente fuera) y rematados en los angustiosos noventa minutos de la devolución de visita hasta concluir en ascenso al fútbol profesional.

Ése es el único precedente histórico del que echar mano. Cuando el magnífico Granada 2009-10 culminó como campeón su gran campaña en el grupo IV de Segunda B y el bombo lo emparejó con el Alcorcón, rojiblancos y amarillos se enfrentaron por primera vez en sus historias en un partido oficial. Los goles de Ighalo e Iván Amaya en Los Cármenes que tan vivos tenemos todavía en nuestras retinas de hinchas son de esas cosas que merecen cuadro de honor en la historia de los casi ya ochenta años rojiblancos.