EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 9 de marzo de 2010

¡SUPERÁVIT!



La triunfal temporada 1971-72 nos dejó a las puertas de Europa. Para la siguiente, una de las primeras noticias, de cuando todos están de vacaciones a principios de julio, es el traspaso del guipuzcoano veloz, Lasa, al At. Bilbao por diez millones. Y antes de que transcurra una semana nos desayunamos con un nuevo traspaso, el de Barrios al Barcelona. El míster catalán Rinus Michels, a quien tuvimos ocasión de ver en Los Cármenes en febrero pasado haciendo de espía en el partido de copa Granada-Tenerife, donde pescó al tinerfeño Juanito y al granadinista De la Cruz, no agotó su positivo informe en el gran lateral internacional y ahora vuelven los culés a por otra de las perlas del gran Granada de los primeros setenta. Sólo que nos habíamos equivocado y cuando todos creíamos que el siguiente en mudarse a Barcelona sería nuestro flamante pichichi, Porta, en el club catalán seguramente pensaron que los veinte millones en que Candi lo tasó eran demasiado para un futbolista de veintiocho años, y apostaron por la juventud y la impetuosidad de Barrios. La operación se cierra en los cinco millones que percibiría el Granada más el traspaso del delantero Dueñas, el cual tiene una ficha muy alta que completará el club catalán.


La gran plantilla granadinista de la anterior temporada tiene mucho y bueno vendible pues los traspasados no se agotan en esos tres nombres ya que también dejan el equipo a cambio de una suma de dinero, Puig al Villareal, Machicha, al Cádiz a cambio de un millón, más el delantero Juárez y el defensa Lorenzo, ambos vendidos al Murcia, de Segunda, por un millón y medio. Especial recuerdo merece Jacinto Lorenzo Alcantarilla, que nos dejaba después de ocho magníficas temporadas en las que excepto en la última siempre fue titular en su puesto de medio volante o lateral izquierdo con bastante recorrido. El nombre de Lorenzo está en la alineación granadinista de los dos últimos ascensos a Primera y en las 217 (107 de Primera) ocasiones en que vistió de rojiblanco en partido oficial. Falito le había arrebatado la titularidad. Junto a Lorenzo se ha marchado, con la carta de libertad, otro jugador que pertenece a la mejor historia rojiblanca, Barrenechea (182 y 97), que se retira después de jugar las últimas siete temporadas en el Granada.


En total, el Granada ha ingresado la cantidad de veintitrés millones por todos los traspasos. Que podían haber llegado hasta los veintiséis de haber sumado los tres que el Santander ofrecía por Fontenla, pero el gallego se negó a jugar en un segunda. Esos ingresos extras hacen que la anterior temporada, además de todos los logros de récords que supuso en la historia granadinista, tenga también la rarísima peculiaridad de cerrarse con superávit.


Hace falta ver si los que vienen a suplir a las tres estrellas vendidas podrán hacernos olvidarlos. Son caras nuevas, la primera, la del entrenador, el guipuzcoano Pasieguito, Bernardino Pérez Elizarán, futbolista de los años cuarenta y cincuenta que desarrolló prácticamente toda su carrera en el Valencia y fue tres veces internacional. Viene del Sabadell, al cual ha dirigido las últimas siete temporadas, siempre en Primera. Su principal logro es de cuatro años atrás, cuando consiguió clasificar al modesto club catalán en el cuarto puesto y ganarse el derecho a participar en Copa de Ferias. En la recién terminada temporada acaba de dejar al club arlequinado como colista y descendido, pero a pesar de esto se piensa que es la persona adecuada para liderar un proyecto llamado a durar varias temporadas, después de la no muy entendible salida de Joseíto. El técnico zamorano de momento se ha quedado en el paro, pero a mediados de temporada se hará cargo del banquillo del Córdoba, en Segunda, tras la destitución de Vavá.


El primer gran acierto del nuevo técnico es traerse de tierras catalanas a dos jugadores que van a tener gran protagonismo en los años que se avecinan. El que más suena es Quiles, extremo izquierdo de veintiún años muy prometedor, que viene de ser titular. Junto a él y así como de relleno. un centrocampista desconocido que todavía no ha cumplido los veinte, que se llama Castellanos y que presenta como todo currículo sus menos de noventa minutos en Primera en los tres únicos partidos en que sustituyó a algún compañero del Sabadell la temporada pasada.


Además hay numerosos fichajes de jóvenes desconocidos. Entre ellos destaca un lote de tres que se incorporan desde el Jaén. Dos de ellos, Susi y Zunino, defensas, apenas llegaron a jugar, pero el tercero es otro de los grandes fichajes del año, es Santi, Santiago Antonaya Quesada, que con dieciocho años se incorpora para la primera de las nueve temporadas que vestirá de rojiblanco. También se puede considerar como novedad para esta temporada la de Echecopar, aunque todavía no ha obtenido el visto bueno de la Federación para ser alineado. Suenan como posibles los nombres de Conejo, del Málaga, y de Ortuño, del R. Madrid.


Con los nuevos se completa una sobredimensionada plantilla (que suele ser lo habitual cuando manda Candi) de 34 efectivos que se presentan el 22 de julio de 1972 en Los Cármenes mientras Candi sigue dándole vueltas a la idea de venderlo y construir un nuevo estadio para 40.000 espectadores.