EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 2 de marzo de 2010

LA MEJOR TEMPORADA




El Granada a finales de marzo de 1972 acaba de proclamarse campeón de la I Liga Andaluza de Reservas, ya con todas sus jornadas disputadas. Pero en la liga oficial de Primera división las cosas no pintan muy bien que digamos. En esos momentos se han disputado 26 jornadas de las 34 que tiene el calendario. El Granada anda en el puesto décimo, a cuatro puntos del corte del descenso. En sus tres últimos compromisos no ha marcado ni un solo gol. El positivo que teníamos desde la visita a Sarriá se lo ha llevado el Celta (último equipo que esta temporada puntuó en Los Cármenes), pero se ha recuperado rápidamente con un empate sin goles en Sabadell. Lo malo es que en menos de un mes tenemos que jugar sucesivamente con cuatro grandes, el primero, en Los Cármenes, contra uno que este año no lo es tanto, el Bilbao, pero que sigue contando con varios internacionales. Después hay que devolver visita al todavía campeón Valencia. Y después, seguidos, vendrán a Granada el Barcelona y el R. Madrid. Que los resultados ante los poderosos no sean buenos entra dentro de la lógica, por lo que podemos vernos en problemas cuando sólo queden cuatro jornadas para el final de la liga y esto desata los comentarios pesimistas: que el Granada nunca ha conseguido mantenerse en Primera más de cuatro temporadas seguidas, que este es su año trece en máxima categoría, y otros de este jaez.

Sin embargo, estamos a punto de entrar en lo mejor de toda la liga rojiblanca y, decididamente, el Granada 71-72, el de su temporada número trece entre los grandes, fuera de supersticiones, es el mejor de su historia. Para empezar, el At. Bilbao, con el portero de la selección, el “Chopo” Iríbar, se fue de su visita a Granada con cinco goles como cinco soles. Y tanto Barcelona (que llevaba 18 jornadas imbatido) como R. Madrid también fueron derrotados en Los Cármenes por 2-0 y 2-1 respectivamente. En el partido intermedio, el del Luis Casanova, se adelantó el Granada con un gol de Porta pero luego el Valencia le dio la vuelta y acabamos derrotados 2-1. Fue un mes de ensueño y de euforia, el que transcurre entre el 26 de marzo (Domingo de Ramos) y el 23 de abril, cuando los rojiblancos caen en La Coruña en la que es la última derrota de esta magnífica temporada.

Después del partido en La Coruña sólo faltan tres para concluir la liga y ya se ha cumplido el principal objetivo, el de la permanencia. Pero todos queremos más, porque la UEFA está a un tiro de sólo tres puntos. Además el trofeo Pichichi para Porta está prácticamente atado porque de los diez goles de las últimas cinco jornadas seis han llevado su firma y ya ha alcanzado la cifra de veinte que le destacan bastante sobre su perseguidor, Germán, del Las Palmas. Para colmo, De la Cruz, aunque ya ha sido traspasado al Barcelona para la temporada siguiente, acaba de debutar como internacional absoluto; habría que remontarse veintisiete años atrás (1945, Millán) para ver vistiendo la roja nacional a otro jugador granadinista. Y no hay que olvidar la brillante conquista del campeonato andaluz. Como vulgarmente se dice, nunca se vio en otra igual el club rojiblanco.

Las tres jornadas que quedaban se saldaron con triunfos caseros ante Sevilla y Córdoba (los dos descendieron) y un empate a domicilio en Burgos. Total, un sexto puesto final, el más alto de la historia y la primera vez que el Granada acababa con positivos (dos) una temporada en Primera. La UEFA finalmente no se alcanzó, aunque en la actualidad un sexto puesto sí da el derecho a disputarla, pero nos consolamos admirando el magnífico Pichichi que Porta ganó con todo merecimiento.

Y como epílogo al campeonato andaluz, tres días antes de concluir la liga oficial, el 11 de mayo de 1972, uno de esos jueves que relucen más que el sol, o sea, el día (por entonces fiesta de guardar) de la Ascensión, se disputo en Los Cármenes un amistoso entre el Granada y una selección de jugadores de equipos andaluces, como homenaje al Granada y para que los prolegómenos sirvieran de acto oficial de entrega de la copa conquistada. Vicente como capitán recibió el trofeo de manos del presidente de la Federación Andaluza, José Acedo Castilla, que fue distinguido con la insignia de oro y brillantes del Granada CF.

Además de organizador del evento, Candi también ejerció de seleccionador regional, porque los que jugaron con el combinado andaluz los designó él mismo. Jugaron en la primera parte: Carmelo; Casasas, Toñanes, Cobo; Irles, Iglesias; Rojas, Carlos, Rosselló, Búa y Arrieta. En la segunda parte salió un equipo casi por completo distinto. Y por el Granada jugaron: Ñito; Cuíñas, Barrenechea, Lorenzo; Martos, Santos; Lasa, Juárez, Lires, Barrios y Vicente. También Chirri, Jaén, Puebla y Barril, los dos últimos del filial Recreativo. Como se aprecia, hay en la alineación granadinista dos nombres que no suenan de nada, son el lateral Cuíñas y el delantero Lires. Se trataba de dos “oriundos” argentinos a prueba. Ninguno de los dos destacó y no llegaron a firmar. El partido, al que asistieron menos de diez mil aficionados a pesar de ser día de descanso y ambiente primaveral, resultó bastante insulso y acabó con triunfo granadino por 2-1; Santos de gran disparo desde fuera del área marcó el 1-0; empató Barrenechea en propia puerta, y Chirri cabeceó el de la victoria.