EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 17 de junio de 2011

EL CRUYFF ROJIBLANCO




Granada 5 Elche 0


3 de noviembre de 1974


Estadio Los Cármenes, lleno, veinte mil espectadores con presencia de más de dos mil seguidores de los forasteros. Partido correspondiente a la jornada siete de la liga de Primera División 1974-75


Granada CF: Izcoa, Toni (Sierra 60'), Castellanos, Falito, Montero Castillo, Ederra, Santi, Grande, Dueñas (Oruezábal 76'), Parits y Lorenzo


Elche CF: Esteban, Bonet (Alfonseda 61'), Montero, Llompart, González, Canós, Rubén Cano, Jaime Cano, Sitjá, Gómez Voglino y Melenchón


Goles: 1-0, min. 17, Lorenzo; 2-0, min. 54, Parits; 3-0, min. 61, Lorenzo; 4-0, min. 65, Grande; 5-0, min. 79, Castellanos


Árbitro: Lamo Castillo, castellano. Mostró tarjeta blanca a los ilicitanos Montero, Rubén Cano y Bonet


El gran Granada de Joseíto, el de los setenta, frente al de otras épocas, nos había acostumbrado a lucir en su casillero puntos positivos y a transitar por la mitad alta de la tabla más que por la otra. Ésa es la situación que vivíamos cuando en la jornada siete de la 74-75 nos visitaba el Elche, el Granada era quinto clasificado y con +1, pues de los seis partidos ya disputados sólo había perdido uno, en el campo del gallito Español. Izcoa había encajado nada más que tres goles, claro que, a cambio, nuestros delanteros habían sido capaces de golear sólo en cuatro ocasiones. La visita del Elche, equipo de la zona media, supondrá un atracón de goles y de buen juego rojiblancos.


Para que se diera la goleada facilitó mucho las cosas el alegre esquema, más preocupado por el ataque que por la defensa, que exhibieron los ilicitanos, marca y sello de la casa de quien ocupaba su banquillo, Néstor Rossi, un viejo conocido, un técnico que trajo al fútbol español planteamientos y tácticas que aportaron (al menos al principio) algo más de vistosidad futbolera.


Sólo en la primera mitad inquietaron los ilicitanos y en ella vimos un único gol, marcado por Lorenzo de gran remate de cabeza en plancha a perfecto centro de Parits. Porque ésta fue la gran tarde del internacional austriaco Thomas Parits, del que se puede decir que dio cuatro de los goles y el restante se encargó de marcarlo él mismo, un gol por cierto de antología, el que suponía el 2-0, en una gran jugada individual en la que se deshizo de dos defensas y el portero. El "Cruyff rojiblanco" había maravillado al granadinismo unos meses antes, cuando fue presentado a prueba en un amistoso ante la Selección Argentina, y en él estaban depositadas las esperanzas de la hinchada, pero lo cierto es que, salvo en momentos puntuales, hasta la fecha no había destacado especialmente en los partidos ya jugados. Pero aquella tarde volvió a maravillar y, mucho más suelto de lo habitual gracias al "generoso" marcaje ilicitano, hizo un partido para recordar por siempre, como para enmarcar fue la jugada del quinto y definitivo, conseguido por Castellanos tras un perfecto tuya-mía con Parits.


Una buena primera vuelta granadinista en esta 74-75 fue seguida de una segunda muy irregular. Eso unido a que ésta es la temporada más atípica que uno recuerda (al llegar las últimas jornadas había varios equipos que lo mismo podían descender como alcanzar puestos de UEFA), hicieron que para mayo sólo quedara como objetivo rojiblanco el luchar por la permanencia, cosa que se pudo conseguir en el último minuto de la última jornada y gracias a superar en el golaveraje particular al Málaga, que descendió con sólo tres negativos.

lunes, 13 de junio de 2011

REVELACIÓN Y PLANCHA



Granada 1 Celta 0


2 de noviembre de 1969


Estadio Los Cármenes, quince mil espectadores en tarde nublada pero de buena temperatura. Partido correspondiente a la octava jornada de Primera División 1969-70


Granada CF: Ñito; Martos, Barrenechea, Lorenzo; Santos, Fernández; Machicha (Lara 63’), José, Barrios, Vicente e Hidalgo


RC Celta de Vigo: Bermúdez; Hidalgo, Manolo, Herminio; Costas, Hernández; Jiménez, Cano, Almagro, Juan y Suco (Abel 26’)


Goles: 1-0, min. 39, Barrios


Árbitro: Soto Montesinos, castellano, sin problemas. Amonestó al granadinista Lorenzo




Fue un partido no muy bueno en su primera mitad y bastante mejor en la segunda, según las crónicas, jugado entre el recién ascendido Celta y el Granada, dos equipos de la zona media de la tabla. El único gol del partido llegó cuando faltaba poco para el descanso en un disparo de Barrios que desvió el defensa gallego Manolo, pero el Granada fue justo vencedor y mereció algún gol más. En el Granada fueron los mejores Ñito, Lorenzo y Barrios, y en el Cesta destacó el granadino Rafa Almagro junto al futuro internacional Costas.


Marcel Domingo pedía demasiado por renovar y para sustituirlo en esta 69-70, Candi se trajo a toda una leyenda del fútbol mundial, el argentino Néstor Rossi. Con el nuevo técnico y unos pocos fichajes, más los “lotes” que vinieron del Valencia y del Barcelona por los respectivos traspasos de Barrachina y de Ramoní, echó a andar este nuevo Granada que en los primeros compases de la liga maravilló a propios y extraños con una disposición de efectivos sobre el terreno y un juego alegre y efectivo, muy distinto a lo que estábamos acostumbrados.


Esta victoria ante el Celta dio paso a la mejor versión del nuevo Granada de Rossi pues fue la primera de una serie de cuatro consecutivas que colocarían a los rojiblancos terceros y con cinco positivos faltando muy poco para el final de la primera vuelta, algo del todo insólito por estas tierras. La victoria 4-6 en Mallorca (en un solo partido marcó el Granada el 30% del total de goles a favor al concluir la liga), seguida de una nueva victoria en Las Palmas (1-2) y completada con un nuevo triunfo (1-0) en Granada frente al Zaragoza, dispararon los optimismos e hicieron soñar con altas metas futboleras.


Nadie podía sospechar que el equipo revelación de la primera vuelta de la 69-70, en toda una segunda mitad de liga para olvidar ya sólo fuera capaz de ganar un partido más y anotar sólo ¡¡¡cuatro!!! goles, completando así el peor registro goleador de toda su historia. Al final se pudo esquivar el descenso angustiosamente y gracias a las rentas de la primera vuelta.

Los innovadores métodos del argentino Rossi funcionaron muy bien sólo al principio, quizás no eran los más adecuados para una corta y modesta plantilla como la rojiblanca. Lo que empezó muy bien pudo acabar muy mal. Mientras se sucedían los muchísimos partidos de 0-0 que hubo en esta 69-70, en el filial Recreativo, de Tercera, Porta luchaba por darse a conocer.

lunes, 6 de junio de 2011

Y HUELVA




Y para terminar la liga de Segunda tenemos que jugar en Huelva, ciudad en la que el Granada compareció con el nombre de Recreativo por primera vez el 14 de octubre de 1934 para jugar ante el equipo de aquella ciudad que no era el Recreativo sino que se llamaba Onuba y que según las fuentes consultadas es el mismo actual o es otro distinto. Sea como fuere, el Recreativo Granada fue a Huelva en disputa del primero de los seis partidos que en liguilla le darían, ya en noviembre, su primer ascenso a Segunda, y, para empezar, se trajo los dos puntos al vencer 2-3, los tres del discutido ariete Calderón. Su segunda visita fue también como Recreativo para jugar contra otro Onuba distinto (o el mismo, que no está claro) y arrancar un empate a dos (Luis Sosa y Gaspar Rubio), en la 39-40, en Segunda división grupo V.


Ya no volvió nuestro equipo a aparecer por Huelva hasta abril de 1960, en la ida de XVI de Copa, y de allí nos vinimos con una mínima derrota que no pudo ser superada en la vuelta y hubo que jugar en Córdoba un tercer partido de desempate del que resultó el Granada (vigente subcampeón) eliminado, eliminación que pondría en marcha la” operación escoba” de Jiménez Blanco, de pésimos resultados.
No es el Colombino (el viejo y el nuevo) un escenario demasiado propicio para los colores rojiblancos ya que de las veintitrés veces (14 de Segunda, 8 de Segunda B y 1 de Copa) que allí jugamos sólo en tres vencimos y en siete empatamos.


Como equipo de segunda categoría el Granada se trajo de Huelva los dos puntos en dos ocasiones, y -como curiosidad- en ambas la temporada acabó en ascenso a Primera, los dos últimos de la historia. Así, en la 65-66, jornada quinta, 3 de octubre, la expulsión del veterano ex internacional y figura onubense, Enrique Mateos, por agresión a Lorenzo, y el solitario gol de Tosco, de golpe franco al borde del área en el último minuto, dieron la victoria, la quinta (cinco de cinco), y con ella el Granada de Kalmar (Otero; Barrenechea, González, Tosco; Sande, Lorenzo; Santos, Almagro, Miguel, Eloy y Flores) se reafirmaba en el liderato del grupo Sur que después perdería, pero que al final de la temporada, al clasificarse segundo y superar al Málaga en promoción, nos daría el tercer ascenso a Primera de la historia.


Una nueva victoria granadinista se dio en la siguiente visita a Huelva, 67-68, jornada siete, 5 de noviembre, en la que también comparecía nuestro equipo como líder destacado del grupo Sur, aunque en esta ocasión sí había encajado ya una derrota, en Castellón. Ñito; Lorenzo, Barrenechea, Zubiaurre; Santos, Barrachina; Flores, Almagro, Ureña, Gerardo y Vicente, el Granada que de la mano de Joseíto ascendería en abril a Primera, en Mallorca, venció 1-2 con goles de Ureña y Almagro y se destacó más en el primer puesto que no abandonaría hasta finalizar la competición.


La otra victoria en tierras huelvanas es de 2ª B, jornada trece de la 92-93. Esta vez no acabó la cosa en ascenso aunque cerca estuvo. El Granada de Yosu jugó con: Notario, Onofre (Hernández 76’), Leo, José Manuel, Álvarez, Santi, José Luis, Queco, Ángel, Molina y Juanma. El partido se jugó en sesión matinal el sábado 28 de noviembre de 1992, con las cámaras de Canal Sur emitiendo en directo, y acabó 0-1 merced al gol de aquel portento (para la categoría, claro) de rapidez y verticalidad que era el algecireño Ángel, en un contraataque granadinista al cuarto de hora de la primera mitad. En la segunda pudieron los nuestros ampliar el resultado favorable con repetidas contras de Ángel, el mejor, pero faltó puntería. Este partido es el cuarto de la sensacional racha de diecinueve (la más larga de la historia rojiblanca) sin perder, que de la cola llevó a aquel buen equipo rojiblanco a disputar la primera de las fallidas liguillas de ascenso de sus años en el tercer nivel del fútbol español.