EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



lunes, 18 de abril de 2011

PAZ MERENGUE




Granada 3 R. Madrid 3


24 de noviembre de 1974


Estadio Los Cármenes, lleno a rebosar, unos veinticuatro mil espectadores que dejaron en taquilla casi nueve millones de pesetas en tarde nublada, fresca y neblinosa. Partido correspondiente a la jornada nueve de liga de Primera División 1974-75. Terreno resbaladizo


Granada CF: Izcoa; Toni (Sierra 70’), Castellanos, Ederra, Falito; Santi, Grande, Montero Castillo; Lorenzo (Quiles 46’), Dueñas y Parits


R. Madrid: Miguel Ángel; Camacho, Pirri (Touriño 24’), Benito, Rubiñán; Breitner, Netzer, Grosso; Aguilar, Santillana y Macanás


Goles: 0-1, min. 10, Aguilar; 1-1, min. 23, Lorenzo; 2-1, min. 24, Grande, de penalti de Camacho sobre Lorenzo; 2-2, min. 38, Rubiñán; 2-3, min 42, Rubiñán; 3-3, min. 81, Grande


Árbitro: Canera Coscolín, muy bien. Amonestó con tarjeta blanca a Ederra y a Macanás



Desde la 71-72 en los partidos entre el Granada y el Madrid solía haber más que palabras, y el momento álgido de este contencioso se alcanzó justo en la anterior aparición merengue por Los Cármenes, hacía cinco meses, cuando lo de Fernández sobre Amancio y lo que ocurrió en Madrid en la devolución de visita. Por eso los madridistas fueron recibidos esta tarde de noviembre con la bronca más ruidosa y más prolongada que se recuerda en Granada. Pero dos horas después los pitos iniciales se habían convertido en grandísimas ovaciones como tampoco se recuerdan, dirigidas a los veintidós y a los técnicos, Joseíto y Miljanic, mientras todos se abrazaban camino de los vestuarios.



La buena disposición de todos los protagonistas por acabar con el clima bélico de los Granada-Madrid produjo un espectáculo futbolero digno de ser recordado por siempre. Las crónicas locales y nacionales de lo que se vio en Los Cármenes coinciden en que fue algo fuera de serie: “Choque de antología” (Mundo Deportivo); “Bravo Granada, Madrid bravísimo” (Hoja del Lunes de Madrid), “Lección de fútbol” (Hoja del Lunes de Granada). Y no exageran ya que este partido es para muchos el mejor que vieron en su vida. Fueron noventa minutos de alegre juego ofensivo («fútbol puro, neto y noble». según Miljanic), rápido y pleno de entrega por los dos contendientes, con constantes alternativas en el marcador y sobre todo, muy limpio. En fin, todos los ingredientes para que se pueda decir que fue un partido de los que hacen afición.



El recital del alemán internacional Günter Netzer (su mejor actuación en España según sus propias palabras) conduciendo a su equipo y dando sus tres goles fue digno de figurar en los tratados de lo que se debe entender por buen fútbol. A su lado también destacó su compañero de equipo y de selección, Breitner. Claro que por los nuestros tampoco se quedó atrás el enorme buen trabajo de Grande, bien secundado por Parits.



El Madrid era en esos momentos líder invicto y acabó ganando la liga. El Granada marchaba cuarto con dos positivos y sólo había perdido un partido, en Sarriá, aunque la categoría se salvó por los pelos. Con este antológico partido fueron a firmar la paz de la mejor manera posible.

No hay comentarios: