EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 1 de abril de 2011

JEREZ, VIEJO CONOCIDO




El próximo rival, el Xerez deportivo, es un viejo conocido del Granada CF con el que se ha visto las caras numerosas veces, concretamente 35, de las que 17 se han jugado en Jerez (en seis ocasiones militando en Segunda y en once en Segunda B), con el balance de tres victorias y tres empates granadinistas.



El Granada se estrenó en la población gaditana frente al Jerez Deportivo el 15 de noviembre de 1953, con visita al desaparecido estadio Domecq en la jornada nueve de la 53-54, del grupo II de Segunda, y a pesar de jugar un buen partido y ser mejor que su oponente, al que dominó y encerró en su área hasta el punto de botar doce saques de esquina por sólo uno su rival, acabó derrotado por la escasa puntería que exhibieron sus delanteros, aunque también influyó la pésima actuación del colegiado asturiano Kiercheben, quien, según las crónicas, por seguir el juego de lejos no vio cómo un tiro de Cea lo sacaba el guardameta desde detrás de la raya de gol.



Las cuatro visitas granadinistas a Jerez de los años cincuenta, todas de Segunda división, fueron derrotas y en casi todas hubo polémica e incidentes. La de la 56-57 tuvo además consecuencias importantes para los rojiblancos pues al perder 4-0 produjo el efecto de agotarse la paciencia de la directiva de José Bailón, que destituyó al míster Álvaro Pérez y lo sustituyó por Pasarín. El Granada había empezado lanzado la competición y se había colocado líder desde las primeras jornadas, pero al comenzar la segunda vuelta una racha de seis encuentros consecutivos sin ganar supuso la pérdida del liderato. En medio se había desatado la polémica acerca de si el jugador Pahíño, postergado por Álvaro, debía ser alineado o no, después de unas duras declaraciones del delantero a una emisora local en las cuales había despotricado públicamente del míster y por las que había sido sancionado. Esa derrota en Jerez precipitó la decisión de despedir al míster, cosa que trajo también el final de la mala racha y con ella la recuperación del primer puesto y finalmente el segundo ascenso a Primera.



El grueso de los enfrentamientos jerezano-granadinos pertenece a la categoría de 2ª B. Precisamente en Jerez se produjo el debut granadino en este tercer nivel del fútbol español. Fue en la primera jornada de la temporada 81-82, el 20 de septiembre de 1981 en el estadio Domecq. El Granada fue por delante en el marcador gran parte del encuentro con un gol de Vitoria para acabar derrotado 2-1 en los últimos momentos y de penalti.



Lo más destacable de las visitas granadinas a Jerez ocurrió ya en los noventa y en el nuevo estadio de Chapín, que es cuando abundan los resultados positivos para los nuestros en la población gaditana. Así, en el periodo que va de 1993 a 1999, todas las visitas a Jerez (cinco) se saldan con victoria o empate. Como la gran victoria granadinista 0-2 (Roberto Valverde y Quique Beltrán) el sábado 21 de octubre de 1995 ante las cámaras de Canal Sur, en el primer partido de Lucas Alcaraz al frente del primer equipo. La defenestración de Crispi dio la alternativa al joven técnico granadino, que en principio iba a ser una solución provisional pero que a la vista de los buenos resultados se convirtió en definitivo por esta temporada y las dos siguientes, hasta lograr situarse como el quinto entrenador que más partidos ha dirigido al Granada en toda su historia e iniciar después una exitosa trayectoria que lo convertiría en técnico de Primera.



Pero para magnífica victoria granadinista en Chapín a recordar tenemos la de la temporada inmediatamente posterior, la 1996-97, cuando el Granada se impuso a los jerezanos por el contundente resultado de 1-4. Jugaron por el Granada aquella tarde de domingo 23 de febrero de 1997: Ignacio; Lucio, Hilario, Juan, Arroyo; Torres, Edu García, Pascual (Germán), Berruezo; Roberto Valverde (Molina) y Manolo (Roberto Martinez). Las lesiones de Santi y Matxón y las sanciones de Quique y Antonio obligaron a jugar con una defensa inédita esta temporada. Se adelantaron los locales pero antes del descanso empató el Granada de penalti convertido por Berruezo. Antes del empate ambos equipos se habían quedado con uno menos por agredirse mutuamente el jerezano Manolo y el granadinista Torres, a los que el colegiado Pino Zamorano (muy protestado todo el partido) expulsó con roja directa. En la segunda parte Berruezo, con aquella derecha magnífica que tenía, marcó el 1-2 de golpe franco directo desde treinta metros. Molina pondría el 1-3 en un contraataque culminado con un espléndido remate del de Churriana. Pero quedaba la guinda, el 1-4, golazo conseguido por Germán en una acción individual plena de fuerza y calidad, con un último driblin al portero y remate a puerta vacía.



Aparte, en Jerez existió otro club cuyo nombre era Xerez FC, que desapareció en 1946 y del cual tomó el relevo el actual Deportivo, fundado en 1947, y contra ese fenecido club también jugó nuestro equipo en numerosas ocasiones, en diecinueve exactamente (nueve en Jerez), y lo hizo en disputa de liguillas de ascenso a Tercera y a Segunda, en campeonatos regionales y también en partidos de liga de Tercera y de Segunda divisiones y en Copa. El primer encuentro data de 1933 y es aquella vez famosa en que ganó el todavía Recreativo por 11-0 en las Tablas, que a día de hoy sigue siendo la mayor victoria rojiblanca de su historia en partido oficial. Casi todas las visitas granadinas a Jerez de aquella ya lejana época tienen en común que resultaron accidentadas y plagadas de incidentes, sobre todo la de la 33-34, en partido de liga de Tercera, en el que el Recreativo salió derrotado 3-1 en un encuentro varias veces interrumpido por invasión del terreno de juego por el público, donde hubo agresiones a futbolistas y árbitro, y como colofón apedreamiento de la expedición granadina, cargas de los de Asalto y el míster recreativista, Antonio Rey, detenido y puesto en libertad horas después.


No hay comentarios: