EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 10 de marzo de 2009

EL RECREATIVO



Los conocimientos futboleros de uno no dan como para poder identificar sin error a todos los que se alinean en Los Cármenes en esta bonita foto, del inagotable y extraordinario archivo Doña (gracias Rafa de nuevo). Yo diría que es de la temporada 1972-73. He señalado con signo de interrogación los que no conozco o tengo dudas: Delgado, ¿?, Josele, ¿Leyva?, Eladio, ¿Marino?; agachados: ¿Jorge?, ¿Barahona?, ¿Porlán?, Esteban y Abelenda. No es ni mucho menos el mejor Recreativo, que juega en Regional Preferente y además le ha salido un “competidor” directo, el Granada B, después Real Granada. Y no forma ningún jugador que llegara a debutar con el Granada, por entonces en lo mejor de su historia. En esa época Candi en lugar de dar paso a la cantera prefería traerse ”oriundos” del otro lado del charco, entre ellos un tal Cabral, que quizás como fontanero o albañil hubiera resultado un buen profesional, pero desde luego que no como futbolista.
Casi todos los de la foto han nacido en Granada pero ninguno llegó a jugar en el Granada en un partido oficial. Al menos uno, Eladio, mereció una oportunidad. Eterno centrocampista del filial, en su currículum futbolero puede incluir con orgullo el haber sido campeón de España de Técnica y Habilidad Futbolística cuando estaba en edad cadete, superando a Solsona que años después jugaría en el Español y el Valencia y sería siete veces internacional. Eladio era de ese tipo de futbolistas de gran clase que donde ponen el ojo ponen el balón y además cubren mucho espacio.
En un mundillo como el del forofismo, tan apegado a unos símbolos y unos colores, sorprende que años después de consumado el cambio de identidad que experimentó el Granada al poco de venir al mundo, nadie reivindicara el volver a los colores blanquiazules originales. O al menos no consta que alguien dijera nada en contra de la mudanza. Claro que tampoco eran tiempos de alzar mucho la voz contra cualquier autoridad. El caso es que al Granada de rojiblanco le fue de maravilla.
En 1947 se creó este segundo Recreativo. Su impulsor, Martín Campos, también responsable del cambio de indumentaria y de nombre del primer equipo, tuvo el buen criterio de recuperar ambas cosas para el filial del que enseguida empezaron a salir jugadores para el Granada, a la sazón en Segunda, promocionados por el sabio Manolo Ibáñez.
Cincuentas y sesentas son buenos años para el Granada. Todos ellos transcurren entre Segunda y Primera. Las dos décadas constituyen también la época en que en que más jugadores dieron el salto al Granada desde el Recreativo. Vicente, Baena y Guerrero fueron titulares del equipo del ascenso de 1957, y Olalla casi también lo fue. González, Tinas, Rafa Almagro y Eloy estaban en el ascenso de Málaga, en 1966, y también jugaba Santos, otro granadino más, y también salido del Recreativo. Barrachina, Ureña y nuevamente Tinas, Santos y Almagro están en la foto del ascenso de Mallorca, en 1968, todo un clásico del granadinismo. Falta Gerardo que no jugó aquella tarde pero fue titular todo el año.
De los futbolistas que pasaron por el Recreativo, el que más partidos jugó con el primer equipo fue Mariano Santos, con 275. Pero el primer granadino de esa lista es Vicente Díaz, con 250 (no se pueden incluir ni Millán ni Lina). La relación de futbolistas que pasaron por el Recreativo y después jugaron en Primera sería interminable, pero entre ellos hay al menos dos que alcanzaron la internacionalidad: Barrachina y Mingorance. Y hablando de ilustres vestidos de blanquiazul, contamos hasta con todo un Pichichi, Porta, cedido de la primera plantilla en la 69-70, cuando todavía muy pocos creían en sus cualidades
.

No hay comentarios: