EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



martes, 31 de julio de 2012

EN TRES LETRAS



Se puede hacer una plantilla, algo corta, eso sí, pues sólo contaría con dieciocho elementos, con jugadores de todas las épocas del Granada CF que tienen en común el único dato de que su nombre deportivo estaba formado por sólo tres letras. La alineación titular sería: Gil; Rey, Osa, Pla, Leo; Oti, Cea; Nin, Mas, Liz; y Mel. Y quedarían para el banquillo, junto al míster, Bru: Che, Gil, Liz II, Lin, Lis, Rai y Ros.

El único guardameta de tres letras es alguien que no disputó ni un solo encuentro oficial con el primer equipo: José María Gil Pérez, un catalán fichado para la primera plantilla en la 71-72 que acabó jugando en el Recreativo.

El lateral derecho sería para Jesús Rey Martínez, defensa zaragozano fichado para la 44-45 que estuvo seis años en el Granada y jugó 130 partidos de rojiblanco.

En el centro de la zaga tendríamos a Pedro Pla Reixach, catalán de Gerona, defensa que apuntaba muy buenas maneras cuando muy joven se incorporó en la 71-72. Le cerraban el paso jugadores como Aguirre Suárez y Fernández y además tuvo muy mala suerte con las lesiones, por eso aunque perteneció al Granada cinco temporadas sólo jugó 13 encuentros con el primer equipo. Acabó cedido al Real Granada

Su pareja en el centro de la zaga sería Frutos Osa Muñoz, un buen defensa del Granada de José Enrique Díaz de la 89-90 que también estuvo la siguiente y jugó entre ambas 66 partidos.

En el lateral izquierdo situaríamos a un granadino muy cumplidor: Leopoldo Linares De la Osa. Siete temporadas (entre 1987 y 1994) y un total de 115 encuentros jugó en el Granada. Pero salvo las dos últimas apenas contó para los distintos técnicos.

En el pivote estaría un canario, Antonio Manuel Rodríguez Cabo, Oti. La primera vez que lo vimos en Los Cármenes dejó a todo el mundo maravillado, conduciendo al modestísimo equipo del Realejos para que éste infligiera al Granada la más abultada derrota de toda su historia en su propia casa (0-5). Por eso a la temporada siguiente, 94-95, con buen criterio fue fichado por José Aragón. Pero no llegó a terminar la campaña porque se lo llevó el Las Palmas al terminar la primera vuelta de aquel año en el que varios componentes de la plantilla huyeron ante los sucesivos retrasos en los pagos. Volvió para la 95-96 y dejó acreditada su gran calidad siendo básico para que el Granada jugara liguilla de ascenso. 58 partidos jugó en total y marcó 17 goles entre los dos años.

También para el centro del campo estaría otro granadino: Emilio Cea Arquelladas, uno de los mejores productos del renacido Recreativo de Manolo Ibáñez de finales de los cuarenta. Nueve temporadas, desde 1948 hasta 1957, perteneció a la primera plantilla y jugó 170 partidos. Cea era un magnífico interior con mucho recorrido y mucha llegada que anotó un total de 41 goles.

Para la delantera el primero es Nin, jugador del que desconocemos nombre y apellidos y lugar de nacimiento, y que se incorporó al todavía Recreativo de la primera temporada tras la Guerra Civil, el de la 39-40. En ese año sólo jugó cinco partidos pero a pesar de todo fue el máximo artillero del equipo con diez goles. Estuvo también la siguiente temporada, en la que jugó otros cinco partidos pero no anotó ningún gol.

El siguiente, al que adaptaríamos a la media punta, sería el barcelonés Francisco Mas Piqué. Al Granada llegó en la 42-43 procedente del Español y aquí permaneció diez temporadas, siendo de los pocos futbolistas de toda la historia rojiblanca que superan la cifra de doscientos encuentros (235 y 46 goles). Además también fue entrenador-jugador de la primera plantilla y después de retirarse dirigió al Recreativo. En sus comienzos jugaba de extremo izquierdo pegado a la cal. Con el tiempo fue adaptándose al puesto de interior, pero siempre destacó como un jugador de gran clase. De toda la lista de esta improvisada plantilla es sin duda el más ilustre.

Para la izquierda del ataque tenemos a todo un Camilo Liz Salgado, el único representante de la legendaria delantera rojiblanca que formaban Marín, Trompi, César, Bachiller y Liz, la de más poder realizador de toda la historia granadinista. Las cabalgadas por la izquierda del orensano Liz y sus medidos centros al área tuvieron gran parte de la “culpa” de ese gran poder goleador. Dos temporadas fue rojiblanco, la del ascenso, 40-41, y la primera de división de honor, 41-42. Entre ambas jugó 55 partidos y consiguió 14 tantos.

Y en punta de lanza tenemos al madrileño José Mel Pérez, delantero que vino ya veterano para la 93-94 y la 94-95 y en ambas fue el máximo goleador granadinista, por lo que su rendimiento fue bastante aceptable en un Granada más bien desangelado. 60 partidos y 33 goles fue su aportación a la historia del Granada CF.

De los que quedan destacaremos al más joven de todos, Emilio José Rosales Ramírez, Che, lateral derecho del filial que sólo en una ocasión ha vestido la camiseta del primer equipo; fue en Badajoz, en partido de vuelta de la Copa Federación de la 2008-09. Y junto a él el delantero Ramón Lis March, fichado a mitad de la 74-75 y que estuvo cuatro temporadas jugando 75 partidos; era un delantero bastante torpón y que aquí no acreditó la fama de goleador con la que vino: sólo 13 tantos consiguió. También podríamos mencionar al otro Gil, que con sus 21 partidos contribuyó algo al ascenso a Segunda de la 82-83

No hay comentarios: