EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



jueves, 20 de mayo de 2010

BASTANTE BETIS



El 27 de diciembre de 1972, aprovechando el descanso navideño de la liga de Primera, volvía el campeonato andaluz a Los Cármenes. Se disputaba la jornada siete, que nos traía la visita del Huelva, de Tercera. Navarro; Zunino, Susi, Moreno; Manolín (Orihuela), Pla; Gruart, Fontenla (Abelenda), Paco (Monchi), Echecopar y Garre, derrotaron 3-0 al débil rival onubense. Apenas se dieron cita en el campo unos cinco mil espectadores en una fría y lluviosa tarde y en un partido bastante anodino sobre un césped en muy mal estado y con grandes charcos. Marcó pronto para el Granada Fontenla. Pero lo poco destacable ocurrió en la segunda parte, en la que Echecopar volvió a maravillar a propios y extraños e hizo dos goles, el primero de penalti cometido sobre él mismo, y el segundo de cabezazo en un rechace.

Como venía siendo norma esta temporada de liga andaluza, la sola presencia de Echecopar era suficiente incentivo para acercarse hasta el campo de la carretera de Jaén. En esta ocasión éramos pocos los hinchas presentes y no vimos precisamente un gran partido, que las condiciones del terreno no eran las más apropiadas pero, igual que otras veces, constatamos que el argentino era un futbolista muy por encima en su juego de cualquiera de sus oponentes y compañeros. Aquella tarde volvió a ser el mejor, marcó dos goles y pudo perfectamente haber hecho al menos otros dos pues otro penalti lo estrelló en el larguero y un gran disparo suyo se fue al poste. Además tuvo también el gran detalle de echar una mano a su joven compañero y debutante Orihuela, a quien, pudiendo él mismo transformar, cedió un claro balón de gol que el granadino desperdició. Después del partido ante el Huelva seguía el Granada de líder, aunque con un partido más que el segundo, el Betis.

Reiniciada la liga de Primera, el siguiente compromiso, jugado el día último del año, traía una nueva derrota por 3-0 en el Camp Nou, un campo en el que nunca los nuestros consiguieron ni siquiera un empate. Y ya el siete de enero de 1973 alcanzaba el Granada una victoria (2-0) en Los Cármenes sobre el Burgos, en el partido que cerraba la primera vuelta. En esa misma fecha y lejos de aquí, en el estadio de Pasarón, en el partido de Segunda Pontevedra-Sevilla, caía fulminado por un ataque cardiaco el futbolista Pedro Berruezo. Cuatro meses más tarde nacería el futuro granadinista del mismo nombre.

Y volvía la liga andaluza. El siguiente compromiso andaluz enfrentó a los dos primeros clasificados, Granada y Betis, en Sevilla. Tenía que haberse jugado el día tres de enero, pero un nuevo aplazamiento hizo que se disputara el sábado trece, aprovechando otro parón liguero en la máxima categoría. En un embarrado Villamarín, que registró una magnífica entrada y con prólogo sentido de condolencia por la reciente muerte del sevillista Berruezo, jugaron: Navarro, Santos, Aguilera, Moreno; Fontenla, Pla; Gruart, Manolín, Paco (Santi), Echecopar y Garre. Al igual que en Málaga, hasta dos veces mandó el Granada en el marcador para ver como su oponente empataba, pero en este caso no pudo obtener nada positivo y acabó encajando la primera derrota (4-2). Manolín abrió el marcador para el Granada, pronto igualado por los verdiblancos, y Echecopar de penalti cometido sobre él mismo hizo el segundo rojiblanco. Los béticos le dieron la vuelta al tanteo en la recta final del encuentro, marcando tres tantos. El mejor granadinista fue una vez más Echecopar. Por los locales destacó un futuro rojiblanco, Pepe González, autor de uno de los goles. La primera derrota significaba también la pérdida del liderato. Betis y Granada abrían la tabla clasificatoria empatados a puntos, pero el mejor golaverage general de los sevillanos, que además habían disputado un partido menos, significaba que los verdiblancos eran líderes a partir de ese momento.

No hay comentarios: