EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



sábado, 26 de diciembre de 2009

UN GRANADA CAMPEÓN



El Granada es el mejor club del mundo. No hay uniforme más bonito que el rojiblanco ni estadio más acogedor que Los Cármenes. Sus fieles proclamamos estos dogmas de fe sin que nos importe el hecho de que nunca haya ganado ningún título nacional ni el de que desde hace más de treinta años no haya militado en el máximo nivel del fútbol español. Sus triunfos son modestos. Pero siendo poca cosa sus logros hay al menos uno que no es muy conocido y que no es cosa para olvidar.

Me refiero al campeonato de Andalucía que el Granada conquistó en la temporada 1971-72. Esa mágica temporada, la mejor de la historia rojiblanca, deparó la mejor clasificación histórica y también el título de campeón de la primera de las varias ligas andaluzas de reservas que llegaron a disputarse, competición no oficial que fue una idea de Candi.

Hay dos precedentes de campeonatos andaluces no oficiales en los que participó el Granada, pero ambos son de cuando todavía nuestro equipo se denominaba Recreativo.

El primero data de la temporada 1935-36. Fue conocido con el pomposo nombre de “Campeonato Superregional Andaluz” y lo disputaron todos los equipos andaluces de Primera, Betis y Sevilla, y los de Segunda, grupo III, Recreativo Granada, Mirandilla (actual Cádiz CF), Malacitano (después CD Málaga) y Xerez (no es el mismo que esta temporada juega en Primera, que fue fundado en 1947). Se disputó por el sistema de liguilla a doble vuelta entre los meses de septiembre y noviembre de 1935, como aperitivo a la disputa del campeonato oficial de liga. El Recreativo, dirigido por el húngaro Lippo Hertza presentó el equipo base formado por: Rodrigo; Carreras, Sanfeliú; Bombillar, Cuenca, Castro; Victorio, Nieto, Calderón, Barrios y Luque. El ganador fue el Sevilla, vigente campeón de Copa, sin duda el mejor del sexteto, que contaba por entonces con jugadores como el guardameta internacional Guillermo Eizaguirre, y con Campanal, López, Torrontegui, Berrocal y otros. El Recreativo acabó cuarto clasificado, por delante de Malacitano y Mirandilla, y lo más destacable de los nuestros fue el empate a uno conseguido por los blanquiazules en Nervión, que pudo ser victoria si no hubieran fallado un penalti.

La temporada siguiente, es decir, la 1939-40, después del parón bélico, se pone en marcha, también como aperitivo a la liga oficial, el que se llamó “Campeonato Regional Andaluz”, disputado también por todos los andaluces, ocho conjuntos en esta ocasión: Sevilla y Betis, de Primera, más los del grupo V de Segunda, Recreativo, Malacitano, Xerez, Onuba (actual Huelva), Cádiz y Rácing de Córdoba (que es equipo distinto al actual Córdoba). Los rivales granadinos en liga de Segunda fueron los mismos más los no andaluces Sport Ceuta y España de Tánger. En este campeonato no oficial el papel desarrollado por el Recreativo fue bastante malo, quedando sexto clasificado y el ganador volvió a ser el Sevilla, que había vuelto a ganar la Copa y que en liga sería subcampeón.

Este Recreativo del campeonato andaluz es un equipo casi improvisado tras la Guerra Civil, dirigido por Bombillar e integrado por una gran mayoría de jugadores granadinos. No hay mal que por bien no venga cabría decir, porque el pobre papel desempeñado por los recreativistas en este campeonato regional hizo ver a la directiva de Martín Campos que no había un plantel de garantías para la categoría de plata, por lo que antes de empezar la liga oficial el propio Martín Campos y Paco Cristiá viajaron a Madrid y se trajeron el que puede ser considerado mejor “lote” de futbolistas de la historia granadinista; de una tacada fichan González, Victoriano Santos, Trompi, Maside y Floro, a los que después se unirán otros como Gaspar Rubio más Sosa, que hacía la mili en Granada, más el míster Manuel Valderrama. De los que jugaron el campeonato andaluz sólo permanecieron los pocos que valían: Millán, Aguileño, Valencia, Carrillo, Nin, Fernández y otros. De esta forma se forjó uno de los mejores planteles granadinistas de su historia, que esta misma temporada se va a quedar a las puertas de Primera para dar el salto a la siguiente.

Después de los dos citados hay que irse hasta la temporada 1971-72, que es cuando se disputa la primera edición de la Liga Andaluza de Reservas, por los equipos: Granada, Málaga, Betis, Sevilla, Córdoba (todos de Primera), Jerez, Cádiz (ambos de Segunda) y Huelva (de Tercera, pues no existía la 2ª B). Como queda dicho, el Granada fue el vencedor, y si los amables lectores (alguno habrá, ¡digo yo!) tienen la suficiente paciencia, en sucesivas entregas iremos analizando más en profundidad este título granadinista, que es un triunfo menor, pero triunfo al fin.

1 comentario:

Nicousen dijo...

Pues deseando saber más sobre esta liga. No estaría de más escribir algo en wikipedia sobre esta competición y ver como es la copa con la que se hizo el Granada en aquella increible 71-72