EL ONCE FANTASMA

Pedro Escartín bautizó al Granada CF (el Recreativo Granada) con el apodo de "Once Fantasma" cuando este club era un recién llegado a la competición pero ya andaba codeándose con equipos de solera y aspiraba a lo máximo.
En este libro se narran las vicisitudes por las que atravesó el Recreativo en sus cinco primeros años de existencia y también se recogen los sucedidos ciudadanos más impactantes de aquella época revuelta que fue la de la II República.
Para adquirir un ejemplar firmado y dedicado por el autor (20 €), dirigirse a
jlramostorres@gmail.com


Historia del Granada CF



viernes, 17 de junio de 2016

MAGNÍFICA LIGA ROJIBLANCA 1939-40

Formación recreativista en el malagueño campo de Baños del Carmen, donde cosechó la única derrota de todo el campeonato, 2-0. De izquierda a derecha: Millán, Santos, Aguileño, Sosa, Floro, Mesa, Trompi, Gaspar Rubio, Maside, Doménech y Fernández

Estreno con victoria
            El 3 de diciembre de 1939 se celebraba la primera jornada del grupo 5º de Segunda División, integrado por prácticamente los mismos equipos del reciente campeonato regional, sólo no estaban el Sevilla y el Betis, que militaban en Primera, y en su lugar eran rivales el España de Tánger y el Sport Ceuta.
            El Recreativo se estrena con una victoria 1-0 sobre el Malacitano, con gol de Trompi, el gran triunfador de la tarde, que apenas llevaba 24 horas en Granada lo mismo que Gaspar Rubio, también debutante y triunfador. En ese partido es de destacar que el Recreativo lució escudo en sus camisetas rojiblancas, también de estreno; después de esta temporada, para volver a ver una camiseta del Granada con su escudo habremos de avanzar hasta finales de los 60.
            Valencia; Millán, Patricio; Santos, Torquemada, Maside; Osorio, Trompi, Fernández, Gaspar Rubio y Aguileño, defendieron la camiseta rojiblanca recreativista. De los once nada más que Millán, Aguileño y Osorio son representantes de la cantera granadina, y sólo los dos primeros serán titulares en esta 39-40, además, dando la razón a lo que escribió Fernández de Burgos, sólo Millán y Aguileño estaban en la alineación que hace apenas dos meses disputó el primer partido del Regional Andaluz.

            La victoria ante el eterno rival malagueño, que dio muchos palos según las crónicas, fue celebrada por todo lo alto, con una zambra en el  Sacromonte organizada por las peñas locales y a la que asistieron directivos, entrenador, futbolistas e hinchas.

En el Sacromonte, después del partido, zambra gitana para celebrar la victoria sobre el rival Malacitano. Directivos, con Martín Campos a la cabeza (el segundo por la izquierda en la primera fila de los que están de pie, con sombrero y semblante sonriente), jugadores, entrenador (Valderrama aparece agachado justo debajo de Martín Campos), peñistas y cuadro flamenco posan felices
Polizones
            En la segunda jornada hay que viajar a Jerez. Los poco más de 300 km los cubre el Recreativo en autobús movido por gasógeno (“El once del gasógeno”) en nada más que ocho horas. La gran sorpresa llega al arribar a tierras jerezanas, cuando aparecen en la baca del vehículo, cubiertos por una lona, tres hinchas que han viajado de polizones.

Pentagoleadores
El récord de mayor número de goles granadinistas en un partido lo ostenta con seis Pepe Carmona, en solitario desde el 23 de abril de 1933 (Recreativo 11 Jerez 0) y compartido con César desde el 22 de abril de 1942 (Granada 7 Castellón 3). Con cinco goles, como segundo récord, hay hasta cuatro jugadores granadinistas: Juanele Castillo (curiosamente también desde el 11-0 al Jerez) fue el primero en conseguir esa marca; pero en esta temporada dos futbolistas más pasan a engrosar la lista de grandes realizadores con cinco goles en un partido; fueron Luis Sosa o Sosa I, que marcó todos los tantos recreativistas en la victoria 5-2  al Racing de Córdoba de la jornada seis; y también Nin, que consiguió cinco (uno de penalti) del total 7-2 que se llevó de Los Cármenes el Onuba en la jornada diez. El murciano Juan Morales se convertirá en el cuarto pentagoleador años después, en la temporada 49-50, del total del 8-1 al Levante. 

Luis Sosa, cinco goles al Racing de Córdoba, y Nin, otros tantos al Onuba
 Liniers no neutrales
            Por aquellos años y hasta más de veinte después, sólo los árbitros eran neutrales en cada partido, mientras que los liniers normalmente eran colegiados de la misma localidad donde se jugaba el partido en cuestión. Si se quería que los jueces de línea fueran también neutrales había que solicitarlo con antelación y afrontar el pago de sus honorarios, claro. Como es natural, muchas veces ocurría que los líneas no eran todo lo ecuánimes y deportistas que deben ser. Así en el Onuba 2 Recreativo 2 de la tercera jornada, jugado en el Velódromo de Huelva, el día del debut de Floro, el árbitro Íñiguez en pleno partido arrebató el banderín a uno de sus asistentes, directivo del Onuba por más señas, y lo expulsó del terreno de juego, continuando el encuentro con sólo un juez de línea. Faltando ocho minutos el trencilla dio por finalizado el encuentro para evitar males mayores ya que desde las gradas llovían las piedras. Todo esto según la prensa granadina porque la onubense se limita a decir que el árbitro estuvo muy mal y no menciona ninguna de las otras incidencias.

Luis Mejías Castilla, autor del himno ¡Campeón!

El primer himno
            En enero de 1940 se presenta el primero de los varios himnos granadinistas que en la historia han sido. Su autor, Luis Mejías Castilla, un joven músico granadino que ya ha compuesto varias piezas musicales, dice que sabe que su himno «…no vale nada» pero que ha querido «…hacer una música pegadiza y fácil». Lo ha escrito en menos de media hora y se lo ha dedicado al míster Valderrama. Es una composición de aire vibrante y marcial, muy en la onda de lo que en esa época se entendía que debía ser una marcha deportiva. Lo cierto es que en muy corto espacio de tiempo alcanzó gran popularidad y su letra se la aprendieron enseguida los hinchas: «Con valor, con entusiasmo y alegría / luchando en noble lid fuiste el vencedor. / Los combates que libraste día tras día / en todos conquistaste el lauro del honor / (…) ¡Campeón! ¡Campeón! / Ya te llama con cariño la afición. / Recreativo de Granada, campeón, campeón. ¡Campeón!».          

Una única derrota
            El Recreativo de la 39-40 sólo perdió un partido en el calendario del grupo V de Segunda, cosa -la de sólo una derrota en una liga- que es la única vez que se ha dado en toda su historia, si bien se trataba de un calendario de nada más que catorce jornadas. Esa única derrota (2-0), que acabaría apartándolo del campeonato y con él de la lucha por el ascenso a Primera en liguilla, llegó en el primer partido de la segunda vuelta, y lo hizo en el campo del ya máximo rival, el Malacitano. En los Baños del Carmen, ante unos mil granadinos desplazados, dice Fernández de Burgos que fue justa la victoria malacitana y que el Recreativo jugó sin moral y sin brío, y que de no ser por Floro se habría perdido por más.



             La derrota dio no obstante para varias anécdotas, como el chiste de Miranda del Ideal del martes 23 de enero, en el que se ve caricaturizados a Martín Campos y Cristiá, presidente y secretario, en las gradas del campo malacitano llorando a moco tendido mientras cantan aquello de ¡Campeón! ¡Campeón! Recreativo de Granada tú serás… También la que cuenta Ideal en el apartado Chismorreos, donde se lee que a Málaga se desplazaron cientos de granadinos en los más absurdos vehículos, de manera que sólo faltaron diligencias y tranvías para completar la caravana, y así la carretera por el puerto de los Alazores era un continuo rosario de coches detenidos y averiados. Otra: cuando el partido se acercaba al final con el 2-0 se generalizaba un cántico tal que así: ¿Dónde están los granadinos matarile-rile-rile? etc.; en éstas estábamos cuando en medio del clamor un potente vozarrón de barítono surgió por encima de los coros y acalló la algarabía con esta respuesta cantada en el mismo tono: Aquí estamos achantados matarile-rile-ron.   

                   
 
Escartín
            El presidente del Comité Central de Árbitros, Pedro Escartín, dirigió el Recreativo 2 Jerez 0 de la jornada nueve. Gozaba Escartín en Granada, como en toda España, de gran popularidad y fama de buen árbitro internacional y comentarista deportivo, y además en nuestra tierra se le recordaba con afecto desde que en su columna semanal de la revista Campeón acuñara el término de “Once Fantasma” para referirse al Recreativo que en 1934 luchaba frente al Gimnástico de Valencia por el ascenso a Segunda División. Pero lo cierto es que sus actuaciones en Granada como referí nunca merecieron buenas críticas. En este partido contra el Jerez volvió a cosechar censuras de los plumillas locales, que lo responsabilizan de gran permisividad con el juego violento de los jerezanos, hasta tal punto que Victoriano Santos y Luis Sosa resultaron lesionados de consideración (el segundo ya no volvió a jugar) y dejaron al Recreativo con sólo nueve frente a once más de media hora. Pese a todo, los goles de Gaspar Rubio y Trompi dejaron los dos puntos en casa y al Recreativo colocado en el segundo puesto y a tiro del Cádiz, el líder. Fernández de Burgos en Ideal dice que sospecha que Escartín tiene ya muy mermadas sus facultades visuales.

Cartel de la Guerra Civil

 Maroto del Ojo
            A finales de enero de 1940 los periódicos informan de la detención en Alicante del «terrible forajido» Francisco Maroto del Ojo. Algunos respiraron profundamente de alivio al conocer la noticia pues fue Maroto durante la guerra, sobre todo al principio, quien al frente de la llamada Columna Maroto, acantonada en Guadix, mantuvo el cerco de la ciudad sublevada contra la República, amenazando con entrar en Granada en cualquier momento. Antes de la contienda ya era muy conocido como dirigente anarquista y se le acusaba de haber instigado y participado en la quema de iglesias y conventos. El “fiero” Maroto fue un dolor de cabeza incluso para la propia República, que llegó a condenarlo a muerte responsabilizándolo de unos desmanes ocurridos en Almería en plena Guerra Civil, en 1937. Lo detuvieron en una corraliza de Alicante donde se hallaba escondido desde el final de la guerra. Pocos meses después fue ejecutado.

Copiosa lluvia de goles (Recreativo 7 Onuba 2) y de agua en Los Cármenes mientras el Cádiz pierde en Málaga,como anuncia la pizarra ambulante que recorre la grada de General. Ya sólo dos puntos nos separan del líder gaditano

El pertinaz diluvio
            Durante la larga dictadura del general Franco fue una excusa recurrente del régimen para justificar malos resultados macroecónomicos echarle la culpa al tiempo, a que no caía del cielo la lluvia tan necesaria para una economía principalmente dependiente del sector agrícola como la española de la posguerra, y así se acuñó la expresión “pertinaz sequía”, una especie de ente maldito (casi tanto como el socorrido complot judeomasónico) responsable de que en los estómagos de los españoles de a pie sólo entrara aire. Tan pertinaz fue la seca que duró toda una década y hasta originó cambios en el horario oficial en las transiciones invierno-primavera y verano-otoño de cada año, tal como se hace en la actualidad.
            Pero esa larga sequedad llegó algunos años después. Ahora, a comienzos de 1940, lo que imperaba era justo lo contrario, un temporal de lluvias, por momentos torrenciales, que no cesó por estas tierras en algo más de un mes. Consecuencia del diluvio fue la tragedia del pequeño pueblo de Fuentes de Cesna, en el mismo límite de las provincias de Granada y Córdoba, en la cola del pantano de Iznájar, aunque éste no existía por entonces.
            En Fuentes de Cesna, pedanía de Algarinejo, a principios de febrero de 1940 un alud de tierra y lodo sepultó y mató a 19 personas e hirió a varias más mientras dormían en sus casas.  El promontorio de más de seiscientos metros de altura y de tierra arcillosa en cuya falda se asentaba la población, se fue resquebrajando paulatinamente mientras no paraba de diluviar los días previos hasta que en las primeras horas de la noche del domingo 4 de febrero se vino abajo llevándose por delante o sepultando gran parte del pueblo. Milagrosamente, una mujer que en ese mismo momento daba a luz en una de las casas destruidas, salió indemne junto con el neonato y toda su familia.
            En la misma página de Ideal que informa del desastre se puede ver una foto tomada en Los Cármenes durante el desarrollo del partido en el que el Recreativo apalizó al Onuba por 7-2; frente a un gran bosque de paraguas soportando el diluvio que descargó en Granada el 4 de febrero, una pizarra patrocinada por Ideal recorre la banda de general y da a conocer que el Cádiz cae derrotado 3-0 en Málaga al descanso (acabó 5-3). Ya sólo son dos los puntos que nos lleva.   

Tira de humor de Ideal que firma Jiménez del Real con el popular Maolico Hincha